11 DE ENERO 1948
Crónica de la tragedia de Río Verde; este jueves se cumplen 70 años

Santo Domingo

https://images2.listindiario.com/n/content/498/498257/p/294x440/201801111424151.jpegLa tarde de domingo del 11 de enero de 1948 fue fatídica. El equipo completo de béisbol “Santiago” B.B.T pereció en las montañas de Río Verde, en Yamasá, provincia Monte Plata, muriendo los 32 ocupantes.

En un artículo publicado en este medio el 11 de enero de 2011 titulado: "La tragedia de Río Verde cumple hoy 63 años", el cronista deportivo Cuqui Córdoba relata lo sucedido.

Cuenta que en diciembre de 1947 comenzó el Campeonato Nacional, con la participación de seis conjuntos representativos de distintas partes del país: “Guerra y Marina”, “Papagayo”, “Estrellas de Oriente”, “Estrellas del Sur”, “Escogido Mocano” y “Santiago”.

El día del accidente se había anunciado tres partidos, el equipo “Santiago” jugaría contra las “Estrellas del Sur” en Barahona; el “Escogido Mocano” se enfrentaría al team “Papagayo” en La Romana y las “Estrellas de Oriente” se trasladaban a la capital para competir con el “Guerra y Marina”.

Esa tarde volarían dos aviones uno que recogería en Santiago, al equipo de pelota (los jugadores) y el otro a los directivos, periodistas y fanáticos.

Después de finalizar el segundo juego de pelota, los dos aviones despegaron, uno con intervalo de 15 minutos. Ya en el aire los tripulantes comenzaron a sentir el mal tiempo que imperaba en la ruta. Cada vez que trataban de comunicarse por radio con el campo de aviación de Santiago, no lo podían hacer, su torre de radio estaba destruida y no podían conocer cuáles eran las condiciones de visibilidad y lluvia en la cercanía del campo.

La tripulación de ambos aviones estaba compuesta de la siguiente manera: comandante primer teniente piloto Felipe Cartagena Portalatín, copiloto primer teniente piloto Ramón Peralta, comandante primer teniente piloto Ramón Hernando Ramírez, copiloto segundo teniente piloto Ismael E. Román Carbuccia.

El teniente Cartagena Portalatín, decidió aterrizar en la entonces Ciudad Trujillo, mientras que Hernando Ramírez determinó viajar hacia Santiago, lo cual no pudo realizar por el mal tiempo, y entonces marchó hacia la capital, en cuyo camino se estrelló en las montañas de Río Verde, muriendo todos los ocupantes, 18 peloteros, piloto, copiloto y 12 pasajeros.