VÍCTOR ALEXANDER PORTORREAL
Asesino se fue para la playa con amiga tras los crímenes; Psiquiatras creen que no se regenerará

Wanda Méndez
Santo Domingo

https://images2.listindiario.com/imagen/2018/02/12/502/502401/680x460/201802120006031/asesino-se-fue-para-la-playa-con-amiga-tras-los-crimenes.jpegLuego de que Víctor Alexander Portorreal Mendoza (Greña, El Metálico o Chamán Chakra) asesinara a Reyna Isabel Encarnación Morales y a sus tres hijos, se fue para la playa junto a su amiga Krystel Alexandra Tejada, a quien confesó que había hecho algo malo a su pareja, pero sin darle detalles.

Según la instancia del ministerio público, Portorreal Mendoza continuó haciendo su vida de manera normal, y al día siguiente, 5 de febrero se reunió con su amiga Krystel, y después fue a la casa del padre de la víctima, ubicada en el sector San Carlos, del Distrito Nacional, a buscar una ropa de los niños, sin mostrar ningún indicio de lo que había hecho.

Conforme a la instancia de medida de coerción. el 6 de febrero, además, el imputado robó una tablet de los niños y la dejó como garantía de un préstamo de 500 pesos que le hizo Antonín Enmanuel Berigu¨ete Gomera, para luego ir a disfrutar a la playa junto a su amiga Krystel. Pero, al día siguiente, 7 de febrero, la amiga le manifestó que quería ver a Encarnación Morales y a los niños, porque también tenía amistad con ellos, pero el victimario le dijo que lo dejaran para el fin de semana porque “la casa estaba desorganizada”.

El relato de los asesinatos
https://images2.listindiario.com/imagen/2018/02/12/502/502401/294x440/201802120336351/asesino-se-fue-para-la-playa-con-amiga-tras-los-crimenes.jpegSobre el acusado del cuádruple asesinato, el ministerio público relata que Portorreal Mendoza amordazó a su pareja el 4 de febrero de 2018, y que sin mediar palabras le infirió varias estocadas en el cuello, tórax y abdomen, ocasionándole la muerte, mientras se encontraban junto a los niños que también asesinó, en la residencia que compartían en la calle Antonio Álvarez, del sector Enriquillo, kilómetro 8 de la Carretera Sánchez, del Distrito Nacional.

El informe preliminar de la autopsia evidencia que la víctima presentaba contusiones en el introito vaginal y que la causa de la muerte fue herida cortante en el cuello. Narra que luego el victimario salió de la habitación donde dejó el cuerpo de su pareja y se dirigió donde se encontraba la niña de 6 años, a quien violó y luego la estranguló hasta matarla.

Precisa que el imputado repitió esta acción, violando a la niña de 10 años, a la que luego estranguló también hasta la muerte. El informe preliminar de la autopsia indica que ambas niñas presentaban contusiones en el introito vaginal y que la causa de las muertes fue estrangulación manual.

Luego de matar a la señora y a las dos niñas, tomó al niño de 9 años, con quien se dirigió a la casa de su tía Johanne Mendoza Cuello, donde lo dejó durante horas, pero después lo recogió alrededor de las 11:00 de la noche, y volvió con él a la residencia donde yacían desde hacía varias horas los cadáveres de la mujer y de las dos niñas. Al regreso a la vivienda, el imputado tomó dos corbatas, con las que estranguló al niño y lo colgó del tubo de un closet. El informe preliminar forense determinó que la muerte del niño fue estrangulación a lazo. Luego Portorreal Mendoza se marchó del lugar dejando allí los cuatro cuerpos sin vida.

El relato de la fiscalía concluye que ya el jueves 8 de febrero, moradores del sector donde el imputado cometió los homicidios reportaron a las autoridades un hedor que provenía de la vivienda, por lo que llegaron patrullas policiales y el cuerpo de bomberos, que abrieron la puerta y encontraron “la macabra escena”.

Pide prisión preventiva
El ministerio público pidió al tribunal prisión preventiva a Portorreal Mendoza, de 30 años de edad, y quien dijo en la audiencia que es mecánico.

Es acusado de los cuatro asesinatos del pasado día 4. Los cuerpos fueron encontrados el 8 de este mes.

La Fiscalía también solicitó al juez que el caso sea declarado complejo, en razón de la pluralidad de víctimas y de hechos, así como por la necesidad de la realización de experticias tanto dentro como fuera del territorio nacional, en virtud del artículo 369 del Código Procesal Penal. El juez José Alejandro Vargas aplazó para hoy el conocimiento de la medida de coerción, acogiendo una solicitud del ministerio público, a fin de que esté presente la madre de la víctima.

CUÁDRUPLE ASESINATO
Psiquiatras creen que "El Chamán" no se regenerará
Juan Salazar

Santo Domingo
https://images2.listindiario.com/imagen/2018/02/12/502/502409/680x460/201802120357321/psiquiatras-creen-que-el-chaman-no-se-regenerara.jpegEl hombre que mató a su pareja y a sus tres hijastros la pasada semana en el sector Enriquillo de la capital es un típico caso de psicópata que nunca se arrepiente de los actos horrendos que comete y que prácticamente resulta imposible que se recupere para reinsertarlo en la sociedad.

En ese juicio coincidieron psiquiatras consultados por LISTÍN DIARIO sobre el cuádruple asesinato cometido por Víctor Alexander Portorreal Mendoza, de 30 años, y apodado Greña, El Metálico y Chamán Chakra, quien el pasado domingo 4 de febrero mató a su pareja Reyna Isabel González y a dos hijas de la dama menores de edad. Al día siguiente asesinó al tercer niño, de nueve años.

El psiquiatra José Miguel Gómez explicó que las personas que cometen un crimen múltiple, en serie o de manera compulsiva, padecen un trastorno antisocial de la personalidad que se llama psicopatía.

“Y los psicópatas cuando llegan a esos niveles no son rehabilitados ni pueden ser reinsertados en la sociedad.

Son individuos con daños en varias esferas, en el pensamiento, en las emociones, en la conducta y no tienen conciencia moral”, agregó.

El profesional de la conducta precisó que un psicópata a ese nivel después de provocar un daño, como el caso de Portorreal Mendoza, no se arrepiente, ni tiene sentimientos de culpa y mucho menos conciencia moral del dolor que le ha provocado a los demás y a la sociedad.

Consideró que esas personas es aconsejable recluirlas en cárceles de alta seguridad y tenerlas aisladas.

Gómez hizo un llamado al procurador general de la República, Jean Alain Rodríguez, para que cree una Unidad de Psiquiatría Forense, a fin de que asista al ministerio público en las evaluaciones a individuos de alta peligrosidad.

El expresidente de la Sociedad Dominicana de Psiquiatría indicó que las unidades de psiquiatría forense existen dondequiera que funciona una justicia organizada, con un enfoque multidisciplinario y sectorial, formadas por psiquiatras, psicometristas, psicólogos, trabajadores sociales y abogados.

Sugirió que el confeso asesino sea sometido a las debidas evaluaciones psiquiátricas e incluso a pruebas de control de drogas para determinar si actuó bajo los efectos de algún estupefaciente.

Entretanto, el psiquiatra Fernando Sánchez Martínez afirmó que las personas que cometen este tipo de crímenes no tienen juicio crítico, actúan sin remordimiento y son capaces de actuar de la manera más salvaje “como lo hizo ese señor”.

“Todo es producto de un conjunto de normas, valores y comportamientos de un trastorno de personalidad, específicamente personalidad antisocial”, añadió.

Intervención en sector
Mientras el director de Salud Mental del Ministerio de Salud Pública, Ángel Almánzar, dijo que aunque no es correcto realizar un diagnóstico sin realizar primero una historia clínica completa, las características del crimen cometido por Portorreal Mendoza indican que podría tener un trastorno social de la personalidad.

“Si uno piensa en un sociópata o en un psicópata entonces se aproxima al presente caso. Hay un trastorno antisocial, remord imi ent o s nulos, una incapacidad para hacer empatía y el comportamiento del sujeto ante la sociedad”, agregó.

Explicó que el sadismo y narcisismo presentes en el crimen robustecen la aproximación a un psicópata. “Una de las características del trastorno antisocial es que no hay arrepentimiento ni remordimiento, hay una nulidad de los valores y la ética”.

El psiquiatra explicó que personas como Portorreal Mendoza “tienen un encanto, pero superficial”, además de que hay ausencia de nerviosismo, falsa sinceridad, egocentrismo patológico y falta de vergu¨enza ligada a la ausencia de remordimiento.

Almánzar informó que el Ministerio de Salud Pública ya tiene en su fase final la elaboración de un protocolo de procedimiento forense para casos de este tipo.

Informó que la Dirección de Salud Mental acudió al lugar donde ocurrió el crimen para realizar una intervención en crisis y manejo de duelo con familiares de las víctimas y vecinos del sector Enriquillo.

Propone mesa de debate
El presidente de la Sociedad Dominicana de Psiquiatría, Julio Chestaro, dijo que el caso fue tratado en una asamblea del gremio realizada el pasado sábado debido a la conmoción que ha causado en la sociedad y por tratarse de hechos que a veces resultan incomprensibles.

El profesional de la conducta precisó que la violencia siempre ha existido y existirá, tras citar los crímenes de este tipo, los asesinatos cometidos en robos y asaltos, los suicidios y el fenómeno de feminicidios.

“Predecir el comportamiento del ser humano es una materia muy difícil, porque a veces ves una persona que no tiene un perfil de violencia y son violentos. En el caso de este asesinato múltiple uno piensa en problema psicopatológico, sociópata, trastornos de personalidad o los efectos que tienen en la mente del ser humano el uso y abuso de ciertas sustancias”, expresó Chestaro. Citó el caso de un hombre al que veía casi a diario, era muy afable y relajaba muchísimo, pero un día llegó a su casa y cuando encendió el televisor se enteró en un noticiario que había matado a su pareja y luego se suicidó, pese a que nunca dio señales de ser una persona agresiva y violenta.

Consideró que lo apropiado ahora es determinar por qué pasó un crimen de esta naturaleza y comenzar a dar los pasos para reducir estos casos que ocurren a diario en menor o mayor magnitud.

El presidente del gremio especializado estimó que ha llegado el momento de que múltiples instituciones se sienten en una mesa a analizar el fenómeno de la violencia en el país desde el punto de vista psicológico, psiquiátrico y sociológico, para darle a la sociedad la respuesta que espera.

“¿Cuál es la respuesta que espera la sociedad? Cómo evitar que esto pase o cómo podemos detectar que estos riesgos están antes de que explote.

Y esa en sí es una respuesta muy compleja”, indicó.

Hizo un llamado a la sociedad para que entienda que el psiquiatra es un profesional igual que los de otras ramas, como cardiólogos, endocrinólogos y gastroenterólogos, al que se debe consultar sin ningún temor y estigma.

Puso el ejemplo de los suicidios, pues la mayoría son causados por trastornos de la mente, especialmente la depresión.

Portorreal Mendoza mató a su pareja González y a sus tres hijos menores de edad el pasado domingo 4 de febrero, y luego se mantuvo durante tres días con los cadáveres en el apartamento donde cometió el crimen, ubicado en el sector Enriquillo del kilómetro 8 de la carretera Sánchez.

FUE APRESADO EN UN PARQUE
"De solo verlo ese hombre daba miedo"
Santiago Benjamín de la Cruz

Santo Domingo
https://images2.listindiario.com/imagen/2018/02/12/502/502398/294x440/201802120332061/de-solo-verlo-ese-hombre-daba-miedo.jpegSu aspecto daba escalofríos. Es la aseveración espontánea y sin titubeos de algunos que con cierta frecuencia veían a Víctor Alexander Portorreal Mendoza en el barrio 30 de Mayo, donde vivió un tiempo con su madre y que visitaba con frecuencia después de haberse casado.

El confeso asesino de su pareja y sus tres hijastros no conservó amigos en el barrio 30 de Mayo. No hablaba con nadie en el sector Enriquillo y siempre caminaba cabizbajo, lo que hacía creer a los residentes de la zona que tenía algún problema o que pertenecía a alguna secta satánica, porque siempre vestía de negro, tenía el pelo largo, se pintaba las uñas y ojos de negro, y se trasladaba en una motocicleta Harley Davidson.

El pasado viernes Portorreal Mendoza, de 30 años de edad, admitió haber matado a su pareja y a los tres niños, y dijo sentirse arrepentido por cometer esos cuatro asesinatos que han conmocionado a la sociedad dominicana. “Ese muchacho es un hombre sumamente tranquilo que no hablaba con nadie en este barrio. Nosotros por aquí lo conocíamos, pero solo de vista, porque él no nos hablaba, y mejor así, porque ese hombre hasta daba miedo”, expresa Miguel, uno de los hombres que presenció el apresamiento de Portorreal el pasado viernes.

Miguel, quien asegura que Portorreal era metálico, dijo que “estoy seguro que cometió ese crimen estando bien drogado, y lo digo porque yo también era metálico, y las personas que pertenecen a esos grupos para realizar cualquier actividad deben estar drogados”.

“Yo mismo pensé que esa no es vida, estar drogándose a cada rato y cuando hacían cualquier actividad eso era todo el mundo drogado. Hacíamos de todo y nadie sabía lo que realmente estaba haciendo”, dice.

El apresamiento A las 7:00 de la mañana del viernes, Portorreal Mendoza estaba sentado en la acera de un pequeño parque ubicado en el barrio 30 de Mayo. Estaba cabizbajo y con una pequeña mochila en su espalda.

En ese momento Miguel le preguntó qué le pasaba, y Portorreal movió la cabeza de un lado a otro para indicar que nada.

Pasados varios minutos, entró al parque y se acostó en el piso con los pies hacia arriba pegados de una pared. En esa posición y con sus brazos sobre la cabeza duró casi una hora. De acuerdo con una persona que pudo verlo desde tempranas horas del viernes, se veía confundido y muy preocupado.

“Yo quería ir a preguntarle otra vez qué le pasaba, pero realmente ese hombre me daba miedo, por su aspecto, aunque ese día ya se había cortado el pelo y andaba con ropa normal”, dijo.

Manifestó que lo más lejos que tenía era que Portorreal Mendoza había asesinado a su pareja y sus tres hijastros. Fue a las 8:00 de la mañana cuando llegó una camioneta de la Policía Nacional al parque, los agentes fueron directamente donde estaba, lo agarraron y él sin hacer resistencia, subió al vehículo.

“Ese apresamiento no tomó ni cinco minutos”, precisó.