CONDUCTORAS
Mujeres se adueñan de la ruta Feria-Villa Mella

Luisanna Carrasco
Santo Domingo, RD

Las mujeres del Corredor Máximo Gómez, de la OMSA, son las dueñas de esta ruta.

https://images2.listindiario.com/imagen/2019/08/12/578/577834/680x460/201908120253341/mujeres-se-aduenan-de-la-ruta-feria-villa-mella.jpegCon amabilidad y una sonrisa reciben a cientos de pasajeros que por RD$15 los llevan desde el Centro de los Héroes, en el Distrito Nacional, hasta la estación Mamá Tingó, en Villa Mella, recorriendo 68 paradas ubicadas en puntos específicos y señalizadas.

Concentradas en el volante, hacen las maniobras como cualquier conductor de vehículos pesados, con varios cambios, con un pie en el acelerador y otro en el freno, les van indicando a los pasajeros hasta donde es su ruta.

Algunos ni se inmutan al ver que es una mujer al volante, otros las saludan con jocosidad y les ponen apelativos como muñecas o princesas, a lo que ellas solo se ríen. Con la destreza que solo una persona de varios años al volante puede adquirir, transitan por las calles de Santo Domingo, recorriendo en total 28.8 kilómetros.

https://images2.listindiario.com/imagen/2019/06/15/570/570215/680x460/201908112255191/galerias.jpegKatherine Santana es una de las 16 agraciadas que fueron capacitadas para desempeñar la tarea de conducir. Para Santana su pasión por el volante viene desde hace varios años, pues su esposo es chofer al igual que ella y fue quien la enseñó a conducir. “Mi familia me ha apoyado siempre, me encanta lo que hago porque es una muestra de que la conducta machista está disminuyendo en la sociedad, hay momentos difíciles, pero a la mayoría les encanta y se sienten muy bien” explicó.

Con el tiempo Katherine ha aprendido no solo a llevar el autobús, también sabe los tecnicismos básicos de un chofer, como cambiar el aceite, revisar las gomas, que las luces del tablero estén en orden, los niveles de combustibles y siempre llevar un galón de agua, por si el vehículo se calienta.

Al igual que Katherine, María Almonte es otra de las conductoras de esta ruta. Entró a la OMSA hace varios años como cajera y se emocionó desde que le hablaron del curso de capacitación para conductores.

“No me lo creía hasta que me dijeron, que si íbamos a conducir, esas palabras del asesor nunca se me van a olvidar y la emoción que sentí al empuñar las llaves del bus por primera vez. Gracias a esto, puedo llevar el sustento a mi familia y ellos me apoyan y admiran”, expresó emocionada.

María también ha tenido que lidiar con momentos difíciles.

La joven dijo que en algunas ocasiones la han mandado a fregar para su casa, debido a la fuerte discriminación, pero eso no la ha detenido nunca.

“Hay muchas personas que me admiran y reconocen mi trabajo, pero a otras les molesta y me han dicho de todo, yo solo me río porque comprendo que son personas con falta de conocimientos, además me gustaría que esta inclusión trascendiera a todos los sectores de la sociedad”, indicó Almonte.

María no había tocado un volante en su vida, hasta que la escogieron para el curso de capacitación. A ella le encanta conducir, lo que se ha convertido en su pasión.

Usuarios del corredor indicaron que a pesar de los beneficios y la seguridad de los autobuses de la OMSA, el tiempo de duración, cada 30 minutos que pasa uno, es la principal queja. Esperan que incluyan más autobuses y más mujeres.

EN PUNTOS

El Corredor Máximo Gómez

https://images2.listindiario.com/imagen/2019/06/15/570/570215/680x460/201908112255192/galerias.jpegDentro de la ruta, las 16 mujeres están dividas en dos turnos, uno desde las seis de la mañana hasta las dos de la tarde y otro desde las dos hasta las 10 de la noche. Dos grupos de 8 mujeres laboran en las tandas matutina y vespertina.

Facilidades

Los autobuses están habilitados con señal Wifi, aire acondicionado, asientos cómodos y puertas automáticas, que se despliegan en cada parada. Al entrar en el autobús hay un letrero con las reglas visibles y un mensaje de: ¡Disfrute su viaje!

Recorrido

El corredor Máximo Gómez, recorre desde la Feria, con su punto de control el parqueo del Imposdom, hasta la estación Mamá Tingó, de Villa Mella.