LITERATURA
"La biblioteca de Borges" saca a la luz las lecturas favoritas del escritor

EFE
Madrid

https://images2.listindiario.com/imagen/2018/05/14/515/514872/294x440/201805141547541/la-biblioteca-de-borges-saca-a-la-luz-las-lecturas-favoritas-del-escritor.jpegAlgunos de los libros que leía y sus anotaciones son el contenido de "La biblioteca de Borges", una obra de la que se deduce que la mayoría de obras de ese espacio, que acoge 2.000 volúmenes, trata de filosofía y religión porque era ahí donde el argentino encontraba las claves de la felicidad.

Así lo explicó hoy el autor de la obra (Paripé Books), Fernando Flores, durante su presentación junto a la viuda del autor, María Kodama, en la Casa de América de Madrid.

"Este trabajo muestra una filosofía de vida que apunta a la felicidad, Borges era una persona feliz que buscaba la felicidad", destacó el artífice de hacer la selección de estas obras que se encuentran en la biblioteca de la Fundación Borges (Buenos Aires).

Para Kodama, según explicó, esas anotaciones eran hechas por Borges para llamar la atención sobre algo que "le aportaba la posibilidad de reflexionar", y matizó que no a "todo el mundo" le "pueden aportar este interés".

"Este libro me parece muy interesante porque es una manera de que la gente tenga acceso a los libros que le gustaban, porque Borges -según sus palabras- decía que su obra no era para tanto. El disfrutaba leyendo a otros autores y ese placer lo quería transmitir a otros lectores para que se iniciaran en ese amor por los libros".

Así, entre estas páginas se pueden encontrar fotografías realizadas por Javier Agustí de las portadas y páginas anotadas de libros de Jean Cocteau, Kipling, Dante Alighieri -de quien conservaba el mayor número de ejemplares-, Tomas Carlyle, Schopenhauer, Unamuno, Dickens, Quevedo, Homero, Henry James, T E Lawrence, o Spinoza.

Unos libros que, en su mayoría, pertenecían a la casa de su abuela inglesa, y desde "muy pequeño estaba familiarizado con ellos".

Obras en las que el autor de "El Aleph" (Buenos Aires, 1899 - Ginebra, Suiza, 1986) escribía con su propia letra acotaciones sobre los pasajes que habían despertado su interés.

"Son los libros que leía y quería, los libros que no le gustaban desaparecían o los regalaba", ha contado Kodama sobre estos ejemplares con los que su marido pasó horas y horas de lectura.

"Tus libros preferidos, lector, son como borradores de ese libro sin lectura final", decía Borges, según recoge el libro, donde también se descubre cómo para él leer un libro de Cocteau era como "conversar con su cordial fantasma".

Y donde se puede leer de su puño y letra esta anotación en el libro de "La Eneida": "Virgilio es nuestro amigo. Cuando Dante Alighieri hace de Virgilio su guía y el personaje más constante de la comedia, da perdurable forma estética a lo que sentimos y agradecemos todos los hombres".

Y también está la Biblia, donde Borges encontró un "interés literario" y, según la define, es una "biblioteca de los libros fundamentales de la literatura hebrea ordenados sin mayor rigor cronológico y atribuidos al Espíritu, al Ruach".

"Cuando yo lo conocí ya no podía leer, pero podía caminar (...) -apunta Kodama- Pero tenía una memoria prodigiosa y cuando quería que le leyera algo me decía donde estaba cada uno de sus ejemplares y me decía ve más adelante, más hacía atrás".

Tanto era el amor por los libros que tenía el argentino que, según dijo su viuda, nunca le regaló uno porque de haberlo hecho tendría que haber sido "uno espectacular" y hubiera sido "imposible de comprar".

LITERATURA
Borges, el hombre que no se dejó sobornar para ganar el Nobel de Literatura

José Luis Picón
EFE
España

https://images2.listindiario.com/imagen/2018/05/10/514/514354/294x440/201805101637201/borges-el-hombre-que-no-se-dejo-sobornar-para-ganar-el-nobel-de-literatura.jpeg"Hay dos cosas que un hombre no puede permitir: sobornar y dejarse sobornar", aseveró Jorge Luis Borges a quien le llamó desde Suecia, país que concede en Nobel Literatura, para advertirle de que no viajara al Chile de Augusto Pinochet, recordó hoy la viuda del escritor argentino, María Kodama.

"Jamás traicionó sus principios, y eso me pareció maravilloso", resaltó la escritora y traductora en la presentación de la exposición de fotografías "Borges & Kodama: Infinito encuentro" en el Centro de cultura contemporánea La Térmica de Málaga (sur de España).

Borges iba a ser nombrado doctor "honoris causa" en la Universidad de Chile y era "parte del protocolo" que en el acto estuviera el presidente del país, "como ocurrió con Mitterrand en Francia o con el marido de la reina en Inglaterra".

Cuando le pidieron desde Suecia que no viajara a ese país, el escritor "escuchó en silencio" y contestó: "Le agradezco, señor, lo que acaba de decirme, pero hay dos cosas que un hombre no puede permitir: sobornar y dejarse sobornar, así que iré a Chile. Buenas tardes", relató su viuda.

"Después me abrazó y me dijo: 'Sigamos leyendo'", añadió Kodama, que cree que fue "uno de los pocos escritores que en vida pudo ver su obra instalada mundialmente en lo más alto".

Sin embargo, Borges "nunca creyó en eso, decía que la gente era amable y cariñosa y le veía como un viejo mito, pero no se vanagloriaba de lo que hacía, y era algo sincero, no una pose, por eso se exigía todo el tiempo para escribir".

En la intimidad, el escritor se mostraba como "una persona muy divertida y con mucho sentido del humor, que disfrutaba de la vida de una manera muy especial".

Esta exposición inédita comisariada por Cristina Carrillo de Albornoz está incluida en el programa de la cuarta edición de la velada literaria "Málaga 451: La noche de los libros", que se celebra mañana en La Térmica.

A través de 51 imágenes captadas por Kodama y por otros fotógrafos, la muestra hace un recorrido por la vida en común de ambos y sus numerosos viajes por lugares como Japón, Egipto, España o Venecia (Italia) y por aspectos de la literatura de Borges como los laberintos, el tiempo o los sueños.

Kodama cree que, como decía Borges, ambos estaban predestinados a encontrarse, quizá porque él "fue criado por gente del siglo XIX con unos principios éticos muy fuertes que han ido desapareciendo", y ella fue educada por su padre, "que nació, creció y se educó en Japón, con unos principios muy parecidos".

"Eso hizo que coincidiéramos en muchas cosas, además de en el amor por la literatura", añadió la viuda del escritor, que le conoció cuando ella tenía 16 años.

Borges era agnóstico, pero aseguraba que, "si algo era lógico después de la partida, era la reencarnación", y añadía que, si eso era así, ellos dos "seguramente" venían "de otras vidas anteriores juntos".

"Me decía: 'Prometámonos que en la próxima vida nos reencontramos' y yo le decía que sí, pero, como soy brutalmente sincera, le replicaba que en la próxima vida yo sería científica. Él cerraba los ojos y me pedía que no le dijera eso, porque quería volver a ser escritor".

Exposición del pintor Jean Reynald Dulcio proyecta arte caribeño y variedad de estilos

https://nuevodiario-mjwebexpertscdn-q9jukdkss0vnycx.stackpathdns.com/wp-content/uploads/2018/05/Exposici%C3%B3n-del-pintor-Jean-Reynald-Dulcio-1024x550.jpg

Por Miguel Cruz Tejada

NUEVA YORK._ El reconocido pintor Jean Reynald Dulcio, expuso parte de sus cuadros, proyectando el arte caribeño en Estados Unidos y presentando una amplia variedad de estilos.

La exhibición, abierta en el restaurante PANAME French Restaurant de la Segunda Avenida en el lado Este de Manhattan, fue organizada por la activista Geidi Oleaga y contó con la presencia de docenas de amantes del arte plástico, que alabaron los trabajos del artista.

Dulcio, quien ha expuesto también en la biblioteca pública de Queens y las universidades de Harvard y Boston, mostró cuadros paisajistas, abstractos, arte pop, collages, acrílicos, aceite y agua, en los que reflejan distintos aspectos de la vida cotidiana y hace hincapié en el protagonismo de la mujer, las flores, además de jarrones, en los que también plasma su arte.

El pintor, graduado en el Instituto Tecnológico de Nueva York y la Escuela Secundaria Beach Channel, dijo que con su arte, se pueden encontrar pinturas únicas y bellas y cada cuadro tiene una historia que contar, lo que hace que sean piezas de discusión.

“Tu obra de arte debe reflejar la energía de la vida y la energía de la revolución misma”, añadió el artista.

Dijo que mientras más simple sea su obra de arte, más honesto se vuelve el artista y más fácil les resulta a otras personas entender el mensaje de su trabajo.

Añadió que cada mañana se despierta con la inspiración de traer algo y proyectar los aportes de los inmigrantes, para que no se olviden en el tiempo.

Oleaga, quien agradeció a Dulcio haber cedido sus cuadros para la exposición, dijo que el evento llevó un mensaje de paz y unidad a la comunidad latina, afroamericana y a todos los neoyorquinos en general.

Explicó que la exposición de Dulcio, a quien calificó como uno de los artistas plásticos de mayor talento entre los exponentes caribeños radicados en Nueva York, forma parte de una serie de muestras que el artista irá exponiendo en diferentes lugares durante este año.

OJOS DE AGUA
Un viaje a las profundidades de los manantiales dominicanos
La segunda exposición fotográfica de la Sociedad Dominicana de Espeleología está abierta al público hasta septiembre en el Museo Nacional de Historia Natural

https://images2.listindiario.com/imagen/2018/05/09/514/514196/680x460/201805091349022/galeria-manantiales.jpeg

Yaniris López

Santo Domingo
Los chicos de la Sociedad Dominicana de Espeleología (DRSS) vuelven a mostrar al público parte de los que ‘esconden’ las entrañas acuáticas de las cuevas sumergidas dominicanas.

Lo hacen en el Museo Nacional de Historia Natural con la exposición fotográfica “Ojos de agua, un viaje a las profundidades de los manantiales dominicanos”.

La muestra logra transmitir esa sobrecogedora sensación de estar en un lugar al que solo han llegado unas pocas personas, haciendo a los observadores partícipes de colores y formaciones que tal vez nunca contemplarán persona y a los que muchas veces solo acceden quienes se dedican al espeleobuceo.

https://images2.listindiario.com/imagen/2018/05/09/514/514196/680x460/201805091349023/galeria-manantiales.jpeg

“Las imágenes dejan al descubierto el interesante y especial mundo del buceo en cuevas en el país, un deporte que requiere mucha experiencia, dominio y una buena preparación entre sus practicantes”, dice Mairobi Herrera, miembro y relacionista público del grupo.
Y no se trata solo de expediciones realizadas por placer.
“Desde el año 2010 la DRSS se ha mantenido activa, buceando en diversas regiones del país y colaborando en estudios científicos internacionales”, explica Herrera.

La comunicadora social agrega que en muchas comunidades del país el agua de los manantiales es utilizada de manera significativa, “por lo que las fotografías tomadas por la DRSS tienen la intención de concientizar a las personas sobre la importancia de mantener libre de contaminación este tipo de medioambiente”.https://images2.listindiario.com/imagen/2018/05/09/514/514196/680x460/201805091349021/galeria-manantiales.jpeg

Es la segunda muestra del grupo (expusieron por primera vez en mayo de 2011) y la primera en el Museo Nacional de Historia Natural. En esta ocasión presentan manantiales de Santo Domingo, Bayahíbe, Pedernales, Puerto Plata y Bávaro.

Así trabajan
Herrera comenta que en el ámbito nacional, en estos últimos tres años el grupo se ha dedicado a buscar nuevos manantiales y a explorar otros ya conocidos y de gran extensión. Le han dado prioridad a la región Norte y allí a Sonador (Puerto Plata), una de las cuevas más profundas del país, con 101 metros de profundidad de forma vertical.

Las cuevas sumergidas son en todo el mundo lugares de alto interés histórico y ecoturísticos, dice Mairobi Herrera. 

https://images2.listindiario.com/imagen/2018/05/09/514/514196/680x460/201805091354091/galeria-manantiales.jpeg

“Allí se han realizado alrededor de 20 exploraciones, ya que la logística para bucear en la cueva es muy complicada, por la dificultad para entrar al terreno, la poca visibilidad de las aguas del manantial y los equipos especiales que debe llevar el grupo. Nuestra insistencia en explorar esta cueva es porque tiene posibilidad de ser más profunda”, dice Herrera.

Otros lugares en la costa norte incluyen cuevas en Yásica Arriba, en el manantial del Agua Fría en Sabaneta y varias cuevas en Cabarete, especialmente las del Monumento Natural Lagunas Cabarete y Goleta (todos en Puerto Plata); y también han realizado exploraciones en Cabrera, en la Cordillera Central y en Samaná, específicamente en Las Terrenas.

“Últimamente se han hecho exploraciones en el Sur, específicamente en la provincia Pedernales, donde encontramos una cueva de gran magnitud que tiene dos entradas. Es conocida como ‘Dos ojos’. Esta cueva aún sigue siendo explorada por el grupo”.

Y también han seguido con nuevas exploraciones en el Este, la región donde, aseguran, han localizado la mayor cantidad de manantiales en el país.

Ángel Comprés, Cristian Pittaro, Mairobi Herrera, Celeste Mir y Phillip Lehman. ©Cortesía DRSS

Aportes científicos

Para el mes de junio, la DRSS está organizando una expedición especial a la cueva El Toro, ubicada en Boca de Yuma, La Altagracia.

“En este proyecto colaboraremos con Jenn Macalady, una científica que está estudiando una bacteria en el agua que descubrimos allá. Ella está dándole seguimiento a la bacteria y ha conseguido fondos para recolectar más muestras en el entorno”.

En el ámbito internacional, la DRSS participa desde 2013 en el proyecto Madagascar Karst Exploration, de National Geographic, National Science Foundation y el Gobierno de Madagascar, con los científicos Alfred Rosenberger (de la Universidad de Miami) y Laurie Godfrey (de la Universidad de Massachusetts).

“Gracias a las exploraciones realizadas en el lugar en búsqueda de manantiales, hemos encontrado el cementerio de huesos más grande de África Oriental. La DRSS ha visitado Madagascar en cinco ocasiones, y en agosto próximo vuelven las exploraciones”.

Las investigaciones han llegado hasta México. En este país ha explorado más de 150 kilómetros de túneles de cenotes en los últimos años en colaboración con Quiet Diver Team, uno de los grupos de buzos más activos en México.

“Durante las exploraciones también hemos encontrado restos fósiles, los cuales han sido referidos al arqueólogo mexicano y famoso explorador de cenotes Guillermo de Anda, investigador de la Universidad Yucatán y del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH)”.

Del montaje de la exposición se encargó Yurkidia Díaz, museógrafa del Museo del Historia Natural. © Cortesía DRSS

APOYO PARA SUS PROYECTOS

La Dominican Republic Speleological Society (DRSS) se definen como una organización sin fines de lucro conformada por buzos experimentado que se dedican a la búsqueda y exploración de manantiales en el país. Cuenta con un registro de 133 cuevas sumergidas ubicadas en diversos puntos del país y documentadas con su posición GPS, en fotografías y videos.

“Parte de la labor del grupo es también promover la seguridad y conservación de las cuevas inundadas, y diseñar mapas de toda su extensión, con el objetivo de brindar información a organismos gubernamentales o a personas expertas interesadas en el buceo en cuevas”.

Miembro representante del país en la Federación Espeleológica de América Latina y el Caribe (FEALC), la DRSS mantiene abierto el contacto con instituciones nacionales que quisieran apoyar sus proyectos locales.

La DRSS lleva un registro de 133 cuevas sumergidas ubicadas en diversos puntos del país y documentadas con su posición GPS, en fotografías y videos. ©DRSS

“Hemos encontrado una mano amiga en el Museo de Historia Natural, donde en noviembre pasado realizamos una conferencia sobre la importancia de los manantiales en República Dominicana. En las redes nos mantenemos activos, publicando constantemente fotos y vídeos de nuestras exploraciones y fomentando la conservación de los manantiales dominicanos”, expresa Herrera.

LA EXPERIENCIA DE CRISTIAN PITTARO

¿Qué es lo que más te ha llamado la atención en las cuevas?
La bacteria de la cueva El Toro, los fósiles de cocodrilos que encontramos en una cueva de Bávaro y los fósiles de tortuga y perezosos.

¿Has sentido miedo alguna vez?
No. No he sentido miedo, aunque he vivido algunas situaciones de riesgo, pero nada grave.

¿Alguna experiencia inolvidable?
Una buena experiencia fue el viaje que realicé a Madagascar, África, junto al grupo hace dos años. Madagascar es un país muy diferente a los otros que he conocido.

Literatura/Narrativa

Un cuento de Mario Benedetti

Mario Benedetti
El otro Yo

https://images2.listindiario.com/imagen/2018/05/06/514/513504/294x440/201805042048141/un-cuento-de-mario-benedetti.jpegSe trataba de un muchacho corriente: en los pantalones se le formaban rodilleras, leía historietas, hacía ruido cuando comía, se metía los dedos a la nariz, roncaba en la siesta, se llamaba Armando Corriente en todo menos en una cosa: tenía Otro Yo.

El Otro Yo usaba cierta poesía en la mirada, se enamoraba de las actrices, mentía cautelosamente, se emocionaba en los atardeceres. Al muchacho le preocupaba mucho su Otro Yo y le hacía sentirse incómodo frente a sus amigos. Por otra parte el Otro Yo era melancólico, y debido a ello, Armando no podía ser tan vulgar como era su deseo.

Una tarde Armando llegó cansado del trabajo, se quitó los zapatos, movió lentamente los dedos de los pies y encendió la radio. En la radio estaba Mozart, pero el muchacho se durmió. Cuando despertó el Otro Yo lloraba con desconsuelo. En el primer momento, el muchacho no supo qué hacer, pero después se rehizo e insultó concienzudamente al Otro Yo. Este no dijo nada, pero a la mañana siguiente se había suicidado.

Al principio la muerte del Otro Yo fue un rudo golpe para el pobre Armando, pero enseguida pensó que ahora sí podría ser enteramente vulgar. Ese pensamiento lo reconfortó.

Sólo llevaba cinco días de luto, cuando salió a la calle con el propósito de lucir su nueva y completa vulgaridad. Desde lejos vio que se acercaban sus amigos. Eso le lleno de felicidad e inmediatamente estalló en risotadas.

Sin embargo, cuando pasaron junto a él, ellos no notaron su presencia. Para peor de males, el muchacho alcanzó a escuchar que comentaban: «Pobre Armando. Y pensar que parecía tan fuerte y saludable».

El muchacho no tuvo más remedio que dejar de reír y, al mismo tiempo, sintió a la altura del esternón un ahogo que se parecía bastante a la nostalgia. Pero no pudo sentir auténtica melancolía, porque toda la melancolía se la había llevado el Otro Yo.