"Cómo viajar con un salmón", obra "parcialmente inédita" de Umberto Eco
UN LIBRO PARCIALMENTE INEDITO DEL ITALIANO UMBERTO ECO QUE FALLECIO EN EL AÑO 2016

EFE
Madrid, España

https://images2.listindiario.com/n/content/625/624569/p/294x440/202007031404291.jpeg"Cómo viajar con un salmón", así se titula la nueva obra del escritor italiano Umberto Eco, un libro "parcialmente inédito" en español que recoge artículos publicados a partir de 1986 en los que "asume el rol de cualquiera de sus lectores".

Según anuncia la editorial Lumen, en este libro ya a la venta desde ayer, reúne algunos de los artículos escritos por el autor fallecido en 2016 que fueron publicados en la última página de la revista L'Espresso, en su sección quincenal "La Bustina di Minerva".

Parte de ellos también fueron publicados en "Segundo diario mínimo" (Lumen, 1994) poco antes de su muerte, y fue el propio Eco el que antes de fallecer agrupó los que aquí se ofrecen, y que ya fueron publicados en Italia en 2016 en un volumen que tituló "Come viaggiare con un salmone".

En muchos de estos artículos, añade la editorial, se aborda cómo castigar al que practica 'spam' o cómo hacer filosofía en casa.

"Umberto Eco -agregan- asume en este libro el rol de cualquiera de sus lectores, el de un hombre perdido en el laberinto de las banalidades y contradicciones de la vida cotidiana, un ciudadano de a pie y, a la vez, el de un erudito que reflexiona sobre los placeres más pequeños y ordinarios del día a día".

De esta forman, explican, se va "descubriendo la esencia profunda de las cosas, el lado poético o didáctico de actos tan comunes como comer un helado o sacar un libro de una biblioteca".

"Cargadas de humor y de sorpresa, las brevísimas instrucciones de Eco sobre la vida diaria permiten al lector enfrentarse con humor a la burocracia, a las extrañas conversaciones sobre fútbol con los taxistas, a casos excepcionales como el transporte (y conservación) de un salmón a lo largo de un viaje de trabajo, a evitar enfermedades contagiosas, a no usar el teléfono móvil, o a salir en la televisión aunque no seamos nadie", concluyen.

Poesía
Retazos del otro, de Pablo Reyes

Víctor Bidó

https://images2.listindiario.com/imagen/2020/07/05/625/624728/294x440/202007042043221/retazos-del-otro-de-pablo-reyes.jpegAl leer este poemario he recordado la publicación mi primer libro: “Cuaderno de Condenado” en 1986. Creí ser un poeta maldito. Pero el tiempo ha desmentido mi antigua pretensión. Si realmente se es, entonces, la literatura se paga con una vida maldita. Ya no en el texto, sino que para producirlo hay que vivir desde este punto de vista. Vida y mal van de las manos. No se puede disfrutar del mal sin sentirlo. Cada poeta escribe su perspectiva de sentido dentro de un marco situacional. Si algo tienen los poetas malditos es su autenticidad. La crítica es vivencial y radical desde el mismo fondo de la existencia.

Retazos del Otro es un poemario sórdido que exalta la parte mórbida de la vida, y éste se apresura a contarnos las manifestaciones del mal fragmentariamente desde un abalorio de influencias. Incluso cada verso se constituye un fragmento yuxtapuesto donde el lector debe ordenarlo en una superficie semántica para saborearlo metafísicamente. Entrar en esta atmósfera es un acto de abandono.

En el fondo, este poemario, busca el resabio, la rebelión y la exaltación hasta explorar una intención de incomunicación. No hay que hacer mucho revuelo para lograr el silencio. Si, por el contrario, se intenta representar éste con la muerte, entonces, tenemos una muestra interesante, pues suprime toda comunicación. La muerte clausura, no sólo al otro, sino a quien emite el mensaje. Entonces, el mensaje sigue emitiendo sentido. ¿Cuál es el mérito de la incomunicación? ¿Para qué zozobrar tanto? Deberá tener un propósito. Si nos atenemos al Verbo, entonces, hemos de arrebatar lo más apreciado: la creación. “En el principio existía la Palabra y la Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios. Ella estaba en el principio junto a Dios. Todo se hizo por ella y sin ella no se hizo nada.”(Primera de Juan versículos del 1 al 3)* La carne no puede suprimir al Verbo. Una trampa ilusoria. Lo que podemos lograr es destazar la carne hasta el alucinante vestigio que el dolor asienta en la existencia. La abolición no es del Verbo, sino el cuerpo como un escupitajo del espíritu. Puede justificarse filosóficamente y es una explicación desde cierta perspectiva, aunque nos llevará al aciago sentir nihilista. La vida no es fragmentaria, por el contrario, totalidad.

Es de advertir que los sueños salen de nuestros instintos como necesidad de poder, en igual medida nuestras fragilidades. Nadie está preparado para la muerte. Quizás brindar fantasías donde jugamos a ser dioses.

Las referencias, en el poemario, sirven para orquestar los poemas: Una Temporada en el Infierno (Rimbaud), Pedro Páramo (Comala), Gabriel García Márquez; personajes de la mitología griega (Prometeo, Zeus…), Juan Carlos Onetti (Dr. y la Enana). El antiguo Testamento entre otras. Todas ellas como intertextualidad.

De Retazos del Otro me intriga el aspecto de la otredad. Un mundo como espectáculo del otro, no del individuo, sin embargo, la muerte no tiene acepciones. Su democracia es absoluta. La presencia se verifica en el otro, para cuando le llegue al yo, no habrá forma de enunciarla.

Pablo Rojas se embarcó en un proyecto donde la auténtica vida del maldito tiene sus prolegómenos en la biografía.

“Versión de Rimbaud hocicando luases.”

TURISMO
Los Museos del Vaticano abrirán bajo reserva previa y con la obligación de llevar mascarilla

Europa Press
Roma

https://images2.listindiario.com/imagen/2020/05/18/618/618026/680x460/202005181556171/los-museos-del-vaticano-abriran-bajo-reserva-previa-y-con-la-obligacion-de-llevar-mascarilla.jpegLos Museos del Vaticano abrirán próximamente bajo estrictas medidas de seguridad para los turistas, como la necesidad de reservar cita previa o la obligación de llevar mascarilla durante la visita.

Según han precisado fuentes del Vaticano a Europa Press, los Museos Vaticanos no abrirán de momento este lunes ya que todavía están esperando una "confirmación oficial" de la fecha de apertura que será bajo estrictas medidas de seguridad para evitar el avance del contagio por coronavirus.

Tal y como apuntó el Secretario General de la Gobernación de la Ciudad del Vaticano, el obispo Fernando Vérgez Alzaga, en el portal de noticias Vatican News, dentro del plan de apertura previsto, se han instalado termómetros en las entradas de los Museos vaticanos, para que los turistas puedan visitar las colecciones de arte de la Santa Sede siempre evitando las aglomeraciones y respetando las distancias de seguridad mínimas para reducir el riesgo de contagio del coronavirus.

Este lunes 18 de mayo abrieron sus puertas algunos museos de Italia, dentro de la denominada Fase 2, diseñada para la vuelta a la normalidad por el Gobierno de Giuseppe Conte.

Según aclaró Vérgez Alzaga el sistema de reservas permitirá "escalonar las entradas durante las horas de apertura" y ha añadió que los visitantes "deberán llevar la mascarilla" y que "durante mucho tiempo, no será posible acoger grupos numerosos".

Durante el último mes y medio, solo una treintena de los cerca de un millar de empleados y colaboradores (historiadores, restauradores, custodios...) han podido acceder a los Museos vaticanos, que cerraron las puertas al público "conscientes de que la protección de la salud es lo primero", para llevar a cabo "actividades esenciales".

Desde este lunes, la Basílica de San Pedro del Vaticano ha abierto sus puertas a turistas y peregrinos después de olivar una solución de cloro a las zonas más concurridas para desinfectarlas. La guardia Suiza del Vaticano y los voluntarios de la Orden de Malta serán los encargados de regular los accesos al templo católico que como el resto de iglesias en territorio italiano cumplirán ciertas disposiciones como la instalación de gel desinfectante de manos en las entradas o la obligación de usar mascarilla.

Centenario de un gran poeta: Eliseo Diego

Virgilio López Lemus
La Habana, Cuba

https://images2.listindiario.com/n/content/625/624716/p/294x440/202007041922251.jpegEl 2 de julio de 1920 fue un gran día para Cuba: nació uno de los mayores poetas de su historia. Eliseo Diego iba a tener una infancia tranquila en su natal La Habana, y crecería hasta convertirse en lo que es, una firma capital de las letras cubanas, de las latinoamericanas y de la lengua española.

Comenzó por la narrativa con En las oscuras manos del olvido (1942), ya integrado al famoso grupo de la revista Orígenes, capitaneado por su figura descollante, José Lezama Lima, quien saludó ese libro por la prosa prístina, ordenada y de real belleza, propia de quien, solo unos años después, ofrecería en plena juventud biológica una obra esencial de la poesía cubana: En la Calzada de Jesús del Monte (1949), que sigue ofreciendo disfrute y enseñanzas. Da gusto comenzar silabeando el primer verso: En la Calzada más bien enorme de Jesús del Monte. Pareciera que se nos va a introducir en un cuento de hadas, para proseguir: donde la demasiada luz forma otras paredes con el polvo / cansa mi principal costumbre de recordar un nombre… Este libro se convirtió en legendario. Una de las calles de La Habana, hoy llamada 10 de Octubre, alcanzó el privilegio de una oda, de un himno a su populosa existencia.

Eliseo nunca dejó de escribir una excelente prosa, llena de sorpresas de la pincelada exacta, como su propia poesía. Divertimentos (1946) fue su segundo libro de relatos, y también lo fueron Versiones (prosa poética) (1970) y Noticias de la Quimera (1975), para volver a seducirnos con su gracia expresiva. Pero la poesía es el coto suyo de mayor realeza, de resonancias singulares. Poeta del detalle, su labor resulta un nombrar las cosas desde sus intimidades, con puntilloso deseo de que las cosas mismas vivan en los versos. Eliseo Diego es el mayor poeta minimalista de Cuba, capaz de detenerse en lo mínimo para ver en ello la inmensidad del universo.

La secuencia de sus poemarios muestra una poética implícita que tiene en cuenta la levedad, la vida y la muerte, el paisaje urbano, el sentido profundo del ser cubano, la patria, el amor, la familia y la fe. Son ellos: Por los extraños pueblos (1958), El oscuro esplendor (1966), Muestrario del mundo o Libro de las maravillas de Boloña (1967), Los días de tu vida (1977), A través de mi espejo (1981), Inventario de asombros (1982), Cuatro de Oros (1990). Todos los publicó en vida, junto a su volumen de ensayos Libro de quizás y de quién sabe (1989). Tras su deceso en 1994, y bajo el amoroso cuidado de su hija Josefina de Diego, aparecieron, entre otras obras: En otro reino frágil (1999), Aquí he vivido (2000) y Poemas al margen (2000).

Cuatro de oros pareciera jugar con las cartas de la baraja o evocar a la esposa y los tres hijos: así es la poesía de Eliseo, sutil, con dobles lecturas dadas por sus sugerencias, sus juegos de imágenes. Nunca se torna inaccesible, y, como muchas veces él se refirió a las reminiscencias de la infancia, no es raro que publicase su Soñar despierto (1988), ilustrado por su hijo Rapi Diego, donde nos recuerda, entre otros poemas para los niños, la experiencia juguetona de los años felices: Tú solo y el viento de raros silbidos / así son los juegos de los escondidos. Eliseo supo mostrarnos el valor trascendente de lo que parece efímero y de la necesidad humana de la poesía.

Como poeta del centro de la revista Orígenes, compartió con sus coetáneos origenistas muchos puntos de aprehensión poética, como la mirada al campo desde la historia y desde la ciudad, la fijeza de los parques y pequeños pueblos, la idea sobre una tradición cubana que parte de las costumbres del hogar, de las comidas, de los diálogos en familia, del susurro filial, del aposento. Es una intimidad que sale de su escenario doméstico para definir la vida de una comunidad mediante lo que llamamos «lo cubano». Allí está la cercanía al maestro José Lezama Lima, no por el barroquismo sumo de su lenguaje, sino por su esencia captadora de lo peculiar de ser cubano, o la visión pueblerina de Fina García Marruz, o de los parques de Cleva Solís. Allí la aprehensión sutil de un Cintio Vitier y el abanico culto de un Gastón Baquero, pero también el esplendor de la naturaleza insular, tan llena en la obra de Samuel Feijóo.

Eliseo Diego no es (vivo está en su obra) un poeta en soledad. Participa de un conjunto, incluso generacional, que observa la realidad objetiva y de ella extrajo, subjetividad mediante, lo prístino poético, lo delicado y a la vez resistente: la resistencia al tiempo, ese que en su poema Testamento nos dejó como herencia: «Les dejo / el tiempo, todo el tiempo». Si recomendase al lector una breve selección de sus poemas, entre ellos estarían: El primer discurso, Voy a nombrar las cosas, Lamentaciones, En el pueblo perdido, Con un gesto, Entre las aguas, La noche, Oro, Oda a la joven luz, Cristóbal Colón inventa el Nuevo Mundo, Pequeña historia de Cuba, en un manojo de entre la mejor poesía cubana de todos los tiempos.

Eliseo Diego fue un gran conocedor de la obra literaria de lengua inglesa, desde la cual tradujo varios textos, sobre todo poesía, pero también estuvo atento a la literatura para la infancia. Tras el triunfo de la Revolución, se desempeñó de manera continuada en diversas labores de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, de la que fue uno de los fundadores. Recibió en 1986 el Premio Nacional de Literatura y en 1993 el Premio Internacional de Literatura Latinoamericana y del Caribe Juan Rulfo. Alcanzó otros muchos galardones y llegó a publicar sus Prosas escogidasen 1983.

El gran poeta llega ahora a su centenario. Honra de Cuba, el hecho no puede pasar sin la necesaria reverencia a quien nos ofrece el honor de la calidad de su obra, la de aquel que con su mirada aguda nos dijo: La Luz / en mi país resiste a la memoria / como el oro al sudor de la codicia, / perdura entre sí misma, nos ignora / desde su ajenos ser, su transparencia.

CULTURA
Un libro para colorear y aprender sobre los monumentos coloniales

Santo Domingo

https://images2.listindiario.com/n/content/618/618024/p/294x440/202005181145251.jpegLa Alcaldía del Distrito Nacional y la Dirección Nacional de Patrimonio Monumental lanzaron un libro digital infantil de colorear titulado Primacías de América con motivo de la celebración del Día Internacional de los Museos y como una plataforma pedagógica novedosa para concienciar y adentrar a los niños a los retos actuales de los museos de forma divertida.

Carolina Mejía, alcaldesa de Santo Domingo, explicó que la pieza formativa infantil exhibe y transmite el patrimonio material y cultural de la humanidad situado en la Ciudad Primada de América y que su diseño ha sido pensado y elaborado con fines educativos y didácticos, como una forma de compenetrar a la niñez con nuestra riqueza cultural.

La obra, además de ser ilustrativa, contiene al pie de cada monumento una exposición sucinta del valor histórico y la representación temporal visual de cada monumento, lo que sirve de motivación e inspiración a los lectores y les permite una mejor comprensión de la actividad realizada del bien patrimonial.

“Esta ciudad tiene un gran compromiso con las presentes y futuras generaciones, por ello, debemos propiciar herramientas que les permitan a nuestros niños explorar nuestra riqueza monumental, motivarlos a descubrir los atractivos históricos de Santo Domingo y así aprovechen el gran potencial cultural de esta ciudad”, expresó la edil.

El lanzamiento de la obra infantil se realizó en las redes sociales de la alcaldía del Distrito Nacional @alcaldiaDN, donde se resalta el Día Internacional de los Museos, valorándolos como instituciones de permanente servicio a la sociedad, con especial énfasis en 1977, año en que se estableció el 18 de mayo como la fecha que celebra estas importantes áreas de conocimiento universal.

El libro digital se puede descargar gratis desde la página de la Alcaldía del Distrito Nacional.