Qué triste se oye la lluvia en el exilio.

Por José Reyes

jose Reyes escritor fotoEstá lluviosa la tarde, un manto fino de niebla pura la esconde de mis pupilas. Gotas de vida se deslizan por los hilos invisibles de un viento no conocido, en este en cierne otoño recién nacido del cosmos.

Los árboles están danzando al son de mi tristeza, bebiendo sorbo a sorbo la humedad que se filtra a través de sus ramas. Sus raíces están chupando alegría, amando la niebla, besando al viento, como si fuera esta la última lluvia.

El tiempo ya se lo ha dicho, el invierno se aproxima. Su verdor tan esplendoroso se tornará en pálida hojarasca, las aves entonarán un trinar de melancolía; Sus nidos también llorarán por la lluvia fría. Se ha parapetado la tarde medio a medio a mi nostalgia, la noche la intimida con su manto oscuro, mas la claridad la envuelve con rayos tenues para que mi musa se deleite y mi pluma la venere.

Cae la lluvia en primavera y nace una hermosa flor, cae la lluvia en verano y crece el rio; cae la lluvia en otoño y empapa al viento. Para que la tarde se esconda tranquila y la noche se proteja en el refugio de un beso. Donde fluye el amor, donde fluye la vida en cada nacimiento, pero más tarde la materia se transforma con la muerte y la esencia del hombre abandona el planeta tan solo para habitar eternidades cósmicas.

Está llorando la tarde, mi pluma está agonizando, mi alma suspira anhelando la suave brisa de mi patria hermosa. Treinta febreros han llovido y yo tan lejos de ella, la máscara del destino se ha desgarrado y ondea cual vela al viento.

Sé que un día moriré pues nada dura para siempre, más no quiero terminar entre huesos extraños, en campo santo distante donde el viento tropical nunca llegará. Donde las tumbas no tienen color, las lápidas son tiranas y los lirios y las azucenas solo viven tres meses.

Me acostaré a dormir, quiero soñar con Quisqueya, con sus ríos y montañas, con sus verdes praderas. Con sus calles coloridas, con sus playas, con la arena.

Si no me vuelvo a inspirar es culpa de la tristeza, porque la tristeza es tan cruel que no conoce fronteras, siempre anda en compañía de la aciaga quimera. La muerte tiene sus caprichos pero mis versos sobrevivirán, sobrevivirán, sobrevivirán entre las montañas y el eco, entre la lluvia y el viento. Entre mi prole y el tiempo, ¡sobrevivirán!

Si no vuelvo a despertar es prueba de que la luz se ha transformado en silencio. Porque es que solo somos una gota de agua del torrencial que se filtra desde el infinito, somos la sombra de un sueño como mismo la visualizó Píndaro.

Somos la explosión de un átomo en crecimiento, somos el resplandor de un fotón de luz que de tiempo en tiempo atraviesa el firmamento. Somos un pedazo del tiempo que cabarga galopando sobre un segundo, las alas de los años se cubren de vivencias; los siglos envejecen en las arrugas del milenio, más el alma se renueva el siclo de lo eterno.

Los días acumulan minutos en la nada, el universo se expande como polvo al viento. Los ideales del hombre son como mundos pequeños, mundos sin desigualdades donde nunca pasa el tiempo.

Las palabras son solo emociones pronunciadas en un momento, la vida es como un tornado amplio como el firmamento. Es eterna nuestra luz radiante como un cometa, eterna como la tinta en la pluma de un poeta.

Memorias contadas
El hombre que llevó las cartas a Pablo Neruda en el exilio

Rienzi Pared Pérez

Santo Domingo

https://images2.listindiario.com/imagen/2019/03/16/558/557573/680x460/201903160029061/el-hombre-que-llevo-las-cartas-a-pablo-neruda-en-el-exilio.jpegSu título original es en idioma italiano, “Il Postino”, y está realizada a partir de un recorrido de metáforas que se unen en palabras para producir un cántico a la belleza, para engendrar una luz cegadora de planos poéticos que cantan al amor con una lira en la mano, y combinan este sentimiento con los planos del cine. Esto en esencia, es esta película para el deleite de cada uno que amamos el séptimo arte.

La sinpsis de la película anuncia la labor de Mario Ruoppolo (Massimo Troisi) un hombre humilde que vive en una isla de pescadores, incapaz de ejercer este oficio porque no soporta el vaivén de las olas. Por lo tanto, acepta un trabajo de cartero para entregar la correspondencia a un solo destinatario debido a la gran cantidades de misivas recibidas que este recibe. Ese personaje es el gran poeta chileno Pablo Neruda.

Durante el trayecto del filme, se va dando una compenetración entre ambos personajes que termina en una hermosa amistad. Un día Mario se enamora de Beatriz, su símbolo del amor, y para poder escribirle a ella hermosos versos, usa su nombre en vez del de Neruda para dedicar algunas poesías a su amada Beatriz.

https://images2.listindiario.com/imagen/2019/01/27/551/551067/680x460/201903152024221/galeria.jpeg

Una historia de amor. FOTOS PARAMOUNT RIENZI PARED PÉREZ PICTURES.

Las jocosidades y la inocencia se conjugan en esta historia para que el espectador sea cómplice de todo lo sucedido. Beatriz es el nombre de su amada, tal y como Dante se enamoró de una Beatriz con la cual ejerció un amor sin egoísmo ni correspondencia; llegando a inmortalizarla para poder tener siempre alguien por qué vivir.

De esa misma forma, Mario pretende ese amor, pero esta vez, sí correspondido y materializarlo como hombre terrenal sin la ayuda de un Virgilio que le indique el camino a las profundidades del abismo. Apenas, él tendrá las orientaciones del gran poeta Neruda, que como estrella fugaz, se encuentra en su territorio producto de su exilio donde le tocará vivir una vasta experiencia aleccionadora.

La fotografía de la película es encantadora, sutil y enfocada en trascender los planos de los personajes junto con buenas vistas panorámicas. La cámara aporta adecuados movimientos que logran la atención del espectador. Las luces naturales hacen de cada toma unos bellos y sugerentes planos que simbolizan -como parte del guion- esa poesía eterna que es cómplice para encontrar el misterio y el fulgor que se anida en lo palpable.

https://images2.listindiario.com/imagen/2019/01/27/551/551067/680x460/201903152024222/galeria.jpeg

La fama aplaude a la humildad en este filme

Las actuaciones de los dos protagonistas son destacadas, y logran identificarnos. En primer término, tenemos la figura del cartero, viva personificación de la humildad y la sencillez y su alma noble, como debería ser la vida. En segundo plano sobresale la inmensa y entrañable figura de su amigo el poeta, que llega a ser en su vida el orientador de consejos ante un hombre sencillo.

Así como la ópera es cantada básicamente en italiano y refleja los sentimientos de amor sublime de parte del compositor, en La Divina Comedia, el poeta Dante Alighieri nos propone la historia de dos nombres que van unidos de la mano: Poesía - Amor.

Tal referencia pudiera significar el trasfondo y la base de esta película para los que todavía se enamoran con los versos más tristes de la noche.

https://images2.listindiario.com/imagen/2019/01/27/551/551067/680x460/201903152024223/galeria.jpeg

Salud
Massimo Troisi aplazó su operación al corazón para terminar el filme.

Muerte.
Al terminar el filme. Massimo Troisi falleció.

Premios Oscar.
El actor fue nominado póstumamente en 1994 por esta cinta.

Literatura.
La cinta se basa en la novela “Ardiente paciencia” del escritor chileno Antonio Skármeta.

Premios.
En su periplo internacional obtuvo 25 galardones, siendo también nominada a Mejor Película en los Oscar de 1994.

Literatura
Rapsodia para tontos

Víctor Bidó
Santo Domingo

https://images2.listindiario.com/imagen/2019/03/03/556/555852/294x440/201903022319581/rapsodia-para-tontos.jpegLa filosofía fue introducida por la poesía en la antigua Grecia. Esto porque esta rama del conocer era nueva y dicha palabra (filosofía) era, entonces, amanerada. Los filosofos de entonces se valieron de los mitos, del oráculo y de las herramientas de la poesía. Recordad el poema de Parménides. La poesía formaba parte de la conciencia de dicha sociedad: Homero y Hesíodo. Hoy se manifiesta lo contrario, por lo menos entre poetas dominicanos. Desean prestigiarse con la filosofía. El poeta desea ser un oráculo. Entonces, las herramientas del pensar son de utilidad a estos descendientes de la mayéutica o de los sofistas como Pirrón entre otros. Hago esta digresión introductoria porque, directa o indirectamente, el poeta que nos toca reseñar pisa el terreno de esta poética. Hablo de Médar Serrata, perteneciente a la promoción de las 80. Nueva visión alejada de la poética del compromiso social e interesada por el lenguaje y por la búsqueda interior y filosófica.

El poemario que nos ocupa es Rapsodia para Tontos. Su segundo libro. Publicó su primer libro en 1986: Las Piedras de Abaco. Rapsodia para Tontos nos llega en su segunda edición por la editorial LibrUsa, 1999, Miami, Florida 33196.

Debo reconocer que no conocía esta publicación. Y uno se sorprende que nuestra famosa crítica no haya sacado ningún comentario al respecto. Es normal el silencio. Estamos acostumbrados. No así con respecto a autores ajenos que no sean los mismos del patio literario. Incluso me atrevo a decir que no leen a los poetas nuestros. Carecen de toda memoria. Somos una crítica de fantasmas. Perdonen, no soy crítico, adiós las gracias. Un libro como el de Médar pasa desapercibido, ni siquiera mencionado. El ostracismo forma parte del panteón de injusticia literaria, pero más vale Cronos que pone a cada quien en su lugar.

Para mí es un poemario fabuloso. El mismo cuenta de siete poemas más bien largos, pero con un ritmo en ascenso y con un lenguaje culto sin que sea ininteligible, cada verso muestra la mano de un orfebre, delicado y respetuoso. Obviamente, Cuál es el tema o la preocupación de nuestro poeta? Nos sugiere que su texto depende de otro escrito ´por un tal David Pérez: Una Hora Inefable. Lo interesante es que nos deja ver que el objeto de los poemas es la belleza y la destrucción, ambas representan un aspecto de lo Inefable. En cada poema, por deducción, debe manifestar la destrucción de la belleza o la belleza de la destrucción. Ambas deben de provocar el aspecto inefable.

Qué tiene de inefable la destrucción? El aspecto intransferible de lo destruido. Cosa que no sabremos contemplando al otro, sino experimentándolo. Cómo traducir la efeméride de lo existente? Hábilmente el poeta se vale de preguntas y símbolos que si bien nada nos revela, por lo menos, permite la representación de un acto bello. La presencia de Dios no es posible precisamente porque no entra en el mundo de lo efímero.

Médar va creando una atmósfera densa donde interroga, corta e infringe en busca de una razón que muestra lo irracional de la existencia, que se ajusta a la descomposición, al olor del malestar y este desplome es terrible porque el sentimiento no se manifiesta como tal. El pensar de esta poesía es su impasibilidad:

¨Reflejo de su propia imagen es el cuerpo

Ventana a lo inasible

Presencia que es estorbo

Atropelladas formas que el calor desata

Ruinas

Basurero sin fin donde echar las edades

Quizás un hado adverso en vilo lo sostiene¨

(Pág. 19)

La destrucción se manifiesta en esta densidad. Ya no es la imagen de ningún dios sino de sí mismo (del cuerpo) que tiene la funesta manera de perecer. Es una visión Hedeggeriana: el ser para la muerte. El poeta hace una apología de la muerte, pero bellamente plasmada.

Tertulia
Una tarde entre libros y autores

Clidia Díaz, Gabriela Llanos

Santo Domingo

https://images2.listindiario.com/imagen/2019/03/16/558/557576/294x440/201903160040401/una-tarde-entre-libros-y-autores.jpegPara la mayoría de los lectores dominicanos (residentes o visitantes en las ciudades de Santo Domingo y Santiago) existe una cita ineludible: el recorrido por la Librería Cuesta. Bien puede ser una parada técnica para adquirir o solicitar un libro determinado o, si hay tiempo y en el mejor de los casos, invertir un largo y fructífero momento curioseando entre las novedades editoriales, localizando a los autores favoritos organizados en orden alfabético, leyendo las contraportadas de algunos ejemplares para engancharse con una nueva historia, observando las elecciones literarias de nuestros correligionarios por aquella frase anónima que asegura que cuando encontramos a una persona leyendo un libro que nos gusta es como si un libro nos recomendara a una persona.

“Creo que las mujeres son más organizadas con la lectura”, nos cuenta Hans Kuehn, el vicepresidente de Librerías Cuesta desde hace veinte años agregando que, según las estimaciones y los datos de la empresa, las lectoras son las visitantes más asiduas, “compran un libro, lo terminan y vienen a por otro”.

https://images2.listindiario.com/imagen/2019/03/16/558/557576/680x460/201903160040402/una-tarde-entre-libros-y-autores.jpegHans Kuehn siempre supo que su vida estaría rodeada de libros. Nació en Berlín, en una una familia lectora, el destino y el corazón le hicieron trasladarse a la República Dominicana, a la Librería Cuesta que, desde entonces nos comenta, no ha parado de crecer. “Nosotros leemos todos las novedades que entran a la librería”, nos dice Hans, asegurando que el mejor criterio para seleccionar los libros proviene de los mismos lectores, “ellos piden, recomiendan y aconsejan” con toda la naturalidad y confianza dentro de lo que ya funciona como una saludable comunidad literaria.

La Librería Cuesta es también un lugar de encuentro para los lectores en presentaciones de libros, conversatorios y conferencias. Hans Kuehn nos cuenta que una de las charlas que más ha disfrutado es la que compartió con el último Premio Alfaguara, el autor mexicano Jorge Volpi cuando introdujo “Una novela criminal” a los muchos lectores que se congregaron en la librería. “Volpi es uno de los autores en español que más me gusta”, asegura Hans y añade que de estas conversaciones (como la que sostuvo con el anterior Premio Alfaguara, el español Ray Loriga) se descubren muchas cosas que de otra manera serían imposibles “como que Una novela Criminal fue el título con el que Volpi puso la novela a concurso, pero en ningún caso el nombre que el autor hubiese escogido para comercializar su obra”. Hans Kuehn afirma de manera absoluta que no comprende la eterna discusión entre los defensores del libro en papel y los que prefieren leer en Kindle, “pues esta discusión sólo ha servido para que las novelas pierdan terreno en beneficio de las series y películas. Lo importante es leer, no el formato del libro”.

En busca de la verdad
Una Novela Criminal, según las palabras de su autor, “es una novela sin ficción, un híbrido entre la literatura y el periodismo”, Jorge Volpi se convierte en un juez literario para “ayudar a que el lector cobre conciencia de la necesidad de transformar el sistema de justicia de un país desangrado”. Algo propio de este autor mexicano que, en numerosas ocasiones, ha confesado que el proceso que más disfruta a la hora de escribir una novela es el de la documentación. A Volpi le interesa la vida, la actualidad, el pensamiento social y las ciencias. Luego pone todo esta información al servicio de su creación literaria.

“Una novela criminal” obtuvo el prestigioso Premio Alfaguara 2018 porque el jurado consideró que se trata de una obra literaria que rompe con todas las convenciones del género, “el autor coloca al lector frente a la realidad sin intermediarios. En esta historia, el narrador es tan sólo el ojo que se pasea sobre los hechos y los ordena. Su mirada es la pregunta, aquí no hay respuestas, sólo la perplejidad de lo real”.

Séptimo Arte
Celebran en Cuba Muestra de Cine Dominicano

La Habana, Cuba

https://images2.listindiario.com/imagen/2019/03/03/556/555842/294x440/201903022242461/celebran-en-cuba-muestra-de-cine-dominicano.jpegCon la premier de la película Carpinteros, dirigida por José María Cabral, comenzó el pasado jueves 28 de febrero en La Habana una Muestra de Cine Dominicano concebida en el programa de actividades por la semana de la cultura de esa nación caribeña en Cuba.

Las festividades iniciadas el 20 de febrero honran el 175 aniversario de la independencia de la República dominicana y celebran las relaciones entre ambos países.

Las presentaciones cinematográficas se efectúan en el habanero cine La Rampa de La Habana. Completan el resto de la programación nacional los filmes “Mañana no te olvides”. De José Enrique Pintor, Colao, de Frank Perozo y Cocote. Estas cintas han sido reconocidas en el ámbito de festivales y la crítica por su calidad técnica y además, por ser fiel representación de la realidad latinoamericana

Cabral narra en su filme la historia de amor de Yanelly y Julián, encarcelados en diferentes prisiones capaces de comunicarse por señas y sonidos desde los patios de sus respectivos encierros.