VENEZUELA VIVE PERIODO CRÍTICO

Por Marino Chalas

https://scontent-mia1-1.xx.fbcdn.net/v/t1.0-9/1453514_578202728919877_1523123937_n.jpg?oh=0939c4533bb8fdd19e7936d17888f739&oe=5984B2A1La semana pasada me referí a la grave y compleja situación que atraviesa Venezuela en el

programa semanal de televisión “AQUÍ Y ALLÁ”, que se transmite por CUENCAVISIÓN en la ciudad de Boston, Massachusetts, donde tengo la oportunidad de hacer un segmento titulado análisis y Comentarios.

Venezuela es una nación en principio pacifica, trabajadora, muy solidaria y sobre todo con un profundo arraigo de generosidad, incluso de cooperación regional, principalmente, con sus recursos petroleros. La nación americana que tiene la mayor cantidad de petróleo en producción en el Continente, y con las reservas más grandes de hidrocarburos en el mundo confirmadas por los organismos internacionales en cuestión. Sin embargo, esa nación sufre hoy día un periodo crítico de tantos en su historia, marcado por el desabasto, la escases, acompañado de un clima de descontento nacional entre sus habitantes, sometida a altos niveles de violencia política organizada sistemáticamente por la oposición, la cual se ha agrupado en un movimiento llamado “La Mesa de la Unidad Democrática”( MUD), para enfrentar al Partido Socialista Unido de Venezuela aliado a un movimiento llamado el Gran Polo Patriótico, e inseguridad ciudadana.

La crisis que hoy atraviesa la Republica Bolivariana de Venezuela ha sido creada a propósito por sectores, o mejor decir, por grupos políticos representantes de la oligarquía venezolana desplazada del poder por el liderazgo emergente que encabezo el fenecido joven presidente Hugo R. Chávez Frías que alcanzo el poder en 1998. Desde ese momento el joven presidente y su organización política, el Partido Socialista Unido de Venezuela, emprendieron un largo camino de transformaciones sociales, políticas y jurídicas, en beneficio de la sociedad venezolana y de la región; que en poco menos de 15 años ese movimiento político, social y económico de Venezuela se había extendido por varios países de la región suramericana.

Surgió el chavismo como un movimiento de liberación nacional cuya influencia generó admiración y sirvió de modelo e inspiró algunos gobiernos populares de Latinoamérica, como fueron, la era Kirchner en Argentina, los gobiernos de Luis Ignacio “Lula” Da Silva y Dilma Rousseff en Brasil, Los mandatos de Evo Morales en Bolivia, y el de Rafael Correa en Ecuador. También la creación o el nacimiento de una serie de entidades regionales que fueron impulsadas por el régimen chavista como UNASUR, PETROCARIBE, entre otros esfuerzos para unir a Latino-América y el Caribe con el propósito de generar solidaridad, cooperación mutua, soberanía y respeto, en procura de un desarrollo común y un bienestar colectivo en nuestra América Latina.

Desde el momento mismo de la llegada de Chávez al Palacio de Miraflores en Caracas la oposición Venezolana, sobre todo la clase económicamente alta, es decir, la burguesía Venezolana, que habían gobernado el País en los últimos 50 años desde la instalación de Rómulo Betancur como presidente, dos partidos políticos se compartieron el poder durante décadas, Acción Democrática y COPEI (Comité de Organización Política Electoral Independiente), ambos al servicio de la clase burguesa venezolana.

Hay que recordar que el pueblo venezolano ha vivido muchos periodos de represión, de violencia política, persecuciones políticas y de escases de alimentos, así también, movilizaciones y protestas callejeras en los diferentes gobiernos de Acción Democrática y Copei; citemos por ejemplo: el caracazo, que fue un estallido social en contra de las políticas neoliberales del entonces presidente Carlos Andrés Pérez, por haber aprobado un paquetazo de medidas económicas y haber firmado con el FMI , además, por la aplicación de aumento de precio a varios artículos de consumo básico entre otras medidas antipopulares.

El caracazo dejó más de 300 personas asesinadas en tan solo 48 horas cuando el ejército venezolano fue tirado a la calle para contener las protestas de los ciudadanos y ciudadanas, con un saldo de más de 700 personas heridas y más de un centenar detenidas por las fuerzas del régimen democrático de Carlos Andrés Pérez, en Febrero del año 1989. Para entonces la Organización de Estados Americanos (OEA) no exigió la aplicación de la llamada carta democrática en contra de Venezuela ni Estados Unidos declaró a Venezuela como un país que representaba peligro para la soberanía de los Estados Unidos de América, y sus vecinos.

Chávez desde sus inicios se proclamó como un presidente bolivariano admirador de la carrera política-militar de Simón Bolívar de libertad y soberanía, declarando así el nuevo socialismo del siglo 21. La Revolución socialista estaba en marcha.

Los cambios introducidos por Chávez y su equipo pasaron a modificar y controlar la economía, y marcaron independencia absoluta de los Estados Unidos al tiempo que exigía respeto mutuo entre las naciones. Estos cambios políticos en Venezuela colocan al chavismo de frente con el sistema capitalista de Estados Unidos y con la política del coloso del Norte, así como, con algunas naciones de la Unión Europea.

La declaración de hostigamiento por parte de Estados Unidos no se hizo esperar. Estados Unidos ve al gobierno chavista como un enemigo que amenaza la seguridad nacional y su integridad y un posible surgimiento de una Venezuela al estilo Fidel Castro en Cuba, lujo que el gobierno americano no debía permitirse. Es así como la oposición venezolana encuentra oxigeno para combatir el chavismo y promover las movilizaciones políticas y sociales en diferentes regiones de Venezuela.

Para combatir el movimiento chavista en Venezuela y la Región, los Estados Unidos y la oligarquía venezolana han puesto en marcha métodos y mecanismos que son viejos conocidos cuando se trata de desestabilizar y poner en marcha movimientos sociales y mediáticos para tumbar gobiernos que no le son dóciles ni serviles. De esa manera los poderes facticos, mediáticos y económicos del capitalismo y el poder político dirigido por los Estados Unidos, ponen en ejecución una serie de medidas y acciones para desacreditar, desestabilizar hasta

provocar la salida de esos gobiernos que no le son de su agrado, acciones como usar a organismos como la Organización de Estados Americanos(OEA), para que se pronuncie en contra del gobierno y del sistema político, provocar escases y generar toda una corriente de acontecimientos que den con la sustitución o destitución del gobierno.

Estos métodos fueron puesto en marcha en la Republica Dominicana en contra del gobierno legítimo que encabezó el Profesor Juan Bosch, el cual fue derrocado por un golpe militar siete meses después de instaurado en 1963; este acontecimiento provocó una crisis política, y luego, dos años después la República fue invadida por las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos de América convirtiendo una guerra civil causada por el golpe de Estado en una guerra Cívico-militar con los Estados Unidos de América y los lacayos internos en contra de la voluntad popular que pedía en las calles la reposición del presidente Juan Bosch.

De igual manera sucedió en Chile en 1973, la hermana Republica de Chile se había dado un gobierno popular, que se identifico como un gobierno socialista bajo la presidencia de Salvador Allende, este gobierno democrático popular fue derrocado por un golpe militar con el apoyo de los Estados Unidos de América dirigido por el general Augusto Pinochet llevando a Chile a soportar una de sus peores pesadillas en la historia, una de las dictaduras más sangrientas y temibles del Continente.

Más recientemente, en el año 2009 en Honduras, Centro América, el gobierno de José Manuel Celaya Rosales, fue destituido por un golpe de Estado que se inició en el Congreso Hondureño respaldado por la cúpula militar hondureña. Manuel Celaya no ocultó su admiración por el presidente Chávez y su política social granjeándose la simpatía del presidente venezolano, ésta postura de Celaya lo coloca como un gobierno no grato para los Estados Unidos y la clase política-burguesa de Honduras, lo que terminó constándole la presidencia. Nuevamente la OEA estuvo detrás del golpe de Estado.

Mas reciente aún, en Brasil la oposición política, el poder mediático y la influencia exterior generaron un descontento en contra del gobierno de Brasil encabezado por la política y economista Dilma Vana de Silva Rousseff con protestas en las calles, y desde el Congreso empezó el desconocimiento de la presidencia con un “proceso de Impeachment” en el Senado que puso a la señora Dilma fuera de sus funciones hasta terminar con su mandato el 31 de Agosto del 2016. Dilma había sustituido a su antecesor Lula, quien había colocado al Brasil entre las naciones emergentes económicamente a nivel mundial, sacando a 30 millones de ciudadanos de la miseria e integrándolos al consumo económico de la nación. Dilma miembro del Partido de los Trabajadores de Brasil, el mismo de su antecesor Lula, continúo con la política social de integración regional y el desarrollo económico impuesto por el ex presidente Lula Da Silva.

De igual forma en la Argentina se usaron los recursos al alcance de la oposición para frenar el gobierno populista de Cristina Elisabeth Fernández de Kirchner que también continúo la misma política económica y social de su esposo el ex presidente Néstor Kirchner hasta ponerle fin en un proceso electoral matizado por denuncias y acusaciones donde ganó la derecha con el candidato Mauricio Macri, de inmediato puso en marcha políticas en contra de los sectores más pobres y de la clase obrera de la Argentina, provocando así un descontento en la población que

ha desencadenado una serie de movilizaciones, protestas y denuncias a favor de las reivindicaciones logradas por la sociedad Argentina durante los gobiernos Kirchner.

En verdad lo que ocurre en Venezuela es la lucha de dos sistemas políticos, económicos y sociales diferentes, el sistema capitalista contra el sistema socialista (Revolución Socialista Bolivariana).

Los Estados Unidos y la Burguesía criolla no están con manos tibias con el presidente Nicolás Maduro, y por eso la lucha por el control del poder en Venezuela es a muerte.

La oposición ha llamado a movilizaciones permanentes en las calles de Caracas y en todo el territorio nacional. En el último mes de protestas dirigidas por los grupos opositores han muerto alrededor de 30 personas, varios heridos y muchos detenidos acusados de promover actos de terrorismo y de propiciar saqueos en establecimientos públicos y privados , sembrando el caos y el pánico entre la población venezolana.

Desde el inicio del gobierno de Chávez los intentos de desestabilización, la negación a reconocer los procesos electorales que le dieron los triunfos al chavismo, a si como las protestas violentas no se hicieron esperar.

La oposición a lo largo de los últimos 18 años del chavismo a tratado de desplazar del poder al gobierno, y cada día que pasa la situación se pone más crítica en torno a la supervivencia del gobierno chavista y el socialismo del siglo 21 como sistema político enfrentado al inmenso poderío de recursos de la oligarquía venezolana y sus aliados del exterior.

Mayo 8, 2017.