DESDE ORLANDO PARA EL MUNDO

“CELEBRACIÓN DEL DÍA DEL NIÑO , EN LOS AÑOS 60’S”

JESUS RAMÓN BAEZ COSTE Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

http://notisurbani.com/images/jesus_ramon_baez_foto_nueva.jpgQueremos enfocar este tema para un segmento de público muy especial, es para aquellas personas que hoy día andan por los 60 años y más. Un segmento todavía mucho mas reducido, porque voy a narrar como se celebraba este día en la Escuela vieja, Fray Hernán Suarez, hoy día Profesora doña Ana Reyes de Pérez.

Es el día 23 de diciembre, cuando bien temprano en la mañana, todos los niños nos preparábamos para ir a disfrutar de una pequeña fiesta que organizaba la dirección de nuestra escuela.

Despojados de los uniformes pantalón y camisa kaki, nos poníamos una gala para la ocasión, mi abuela siempre nos hacia unos benditos pantaloncitos con tirantes cruzados o breteles, por encima de una camisa a rayas de retazos que se compraban en la casa de los retazos, de Conora así se llamaba el propietario de esta tienda, para completar nuestra vestimenta, unos zapatos negros de gomas con cordones, que hacía Celso Pérez con unas medias, en algunas ocasiones agarradas con gomitas para que no se cayeran, o un nudito a los lados, así se componía nuestro vestuario, no necesario era la generalidad de todos ya, que habían estudiantes de clases más pudientes, pero todos sin distinción asistíamos a la misma escuela.

El escenario la escuela, nos esperaban los maestros en la entrada principal, muy elegantes en su vestir, sus rostros se podía ver la alegría, la felicidad, pues ese día concluían las clases hasta Enero después del día de los santos reyes.

Cuanto apreciábamos y añoramos esas vacaciones.

Al llegar nos formaban en filas en frente de la subida de la bandera, con una demostración de amor a los valores patrios, entonando el Himno Nacional, agregando un valor por el amor de nuestro terruño, también acompañábamos entonando algún canto alegórico a la celebración del nacimiento del niño Jesus.

Ya en el salón de clases hermosamente decorado para la ocasión con una pintura, de campanas o santa Claus, pintada por la profesora Zoila Bautista, con un arte y muy entregada a los asuntos religiosos, que casi siempre ella se encargaba de cantar unas dos canciones, como noche de paz, entre otros cantos.

En nuestro salón de clases un salón pintado de verde suave, con su piso en madera, grandes ventanas de madera, con unos tubos que fijaban las mismas dándole vuelta a un tornillo, todos muy pendientes a que no se cayera algo al piso pues podía ir al sótano de esta aula.

La profesora doña Dulce Castillo, como titular con su pequeña mesa de trabajo en la esquina derecha adornada con una caja que contenía los dulces a entregar, el resto del salón compuesto por unos pupitres marrones con capacidad para dos estudiantes, que nos acomodábamos en espera de la entrega de esa bendita fundita.

Quiero nombrar algunos de los estudiantes de esa época, y pido excusa por lo que no hago mención por olvido involuntario.

Recuerdo a mi gran amigo Oscar Miniño, este era el Julio Ángel de ese curso, quien siempre cantaba para esta ocasión la canción 'ese diamante', también el amigo Héctor Sánchez (Quico) quien tenía una canción favorita En la noche buena, unos que otros cantaban y recitaban poesías, también recuerdo a Julio Guerrero(epd) William Pimentel, Manolin Guerrero, Octavio Rivera(Tavin o hígado) Rafael René, una jovencita de villa majega, Dalia, Ramonita la ex regidora, Ramón Moreta Miniño( Momón,epd), Lalín Franjul, Walkiria Pérez, el Mello de La Rosa (epd), Radhames Castillo (meneo), Erasmo Castillo (el gago) una muchacha bellísima Magnolia Ortiz, el gallo Falcón de villa, Bienvenido Soto, el abogado, Humberto soto, estos eran algunos de mis compañeros de ese entonces.

Después concluido los actos protocolares, la profesora comenzaba a llamar por la lista, no sin antes llamar a Virito o Freddy para que le ayudara en su distribución, luego de concluida la entrega partíamos ráudo y veloz con nuestra fundita marrón conteniendo una pequeña rama de pasa, unas gomitas cuadradas con un toque de azúcar por fuera, unos turrones durísimos, chocolaticos, mentas, paletas, golosinas variadas.

Al llegar a la casa se la entregábamos a la abuela la cual disponía que hacer con la misma, pero ya habíamos degustado de algunas de estas piezas nombradas.

En ese día que queremos recordar, en ese entonces el clima era de lo mas agradable, que hacia frio, por la gran cantidad de arboles que rodeaba todo el entorno de nuestro valle.

El día del niño, fue un día inolvidable porque era el momento que se reconocía la inocencia en ese niño, y se premiaba con la entrega de esta fundita con golosinas, y todo dentro de un marco de respeto de paz, de alegría, cargado de sentimientos puros, de profesores que se entregaban en cuerpo y alma a darnos ese pan de la enseñanza.

Ese era el gran día del niño, esta era la celebración en nuestro pequeño y hermoso pueblo de Bani.