DESDE ORLANDO PARA EL MUNDO
“BANI TODO BANI”

JESUS RAMON BAEZ COSTE Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

jesus ramon baez foto nueva.jpg2En este tiempo de tres meses 25 días que estuve en Bani, me dio la oportunidad de conocer el nuevo Baní, que no es ni sombra de nuestro Bani, de lindos amaneceres, en donde el cerro de Peravia, el Cucurucho, y el cerro gordo, como dos vigilantes y protectores de los fenómenos naturales, de aquel Bani en que sus calles todas las mañanas se vestían de lindos sonar de las escobas de todas las madres del vecindario hasta dejarlas limpias, de aquel Bani que sus calles lucían impecables y era reconocido como ciudad limpia, la mas limpia de todo el país.

O aquel Bani, que todas las mañanas escuchaba el pregonar de sus vendedores de carbón, aguacates, víveres, en sus mulos, burros, carretas, hoy día, ese Bani solo aparece estampado en mi libro BANI, RECUERDOS Y VIVENCIAS.

El Baní de este siglo es muy diferente, en donde su primer recurso sus habitantes, sus munícipes han sufrido un cambio abismal, lucen los de mayor edad, que arrastran todavía, tratan de mantener esa idiosincrasia de una cultura, costumbres, tradiciones, pero una lucha estéril, ya que las nuevas generaciones importadas, en nada se parecen a las originarias de las familias de ese Bani, la tienen opacadas a un mínima expresión.

Hoy sus calles lucen un desorden a todos los niveles, un verdadero caos en el transporte, basura por doquiera, mal olor, ruidos en su más alta expresión, los nuevos munícipes se han adueñados de todos los espacios, no hay libertad de caminar sin ser objeto de un atraco, o exponiéndote a que un conductor de estos que andan en una sola rueda, influido por unos polvos raros que provocan alucinaciones de hombres extraterrestres le puedan provocar la muerte.

Pero lo que más me llamó la atención, es la poca capacidad de protestar de las familias que todavía se mantienen creyendo en un slogan de SOY BANI, cuando miembros de familias sonoras, se robaron la zona franca a luz de todo el mundo, en donde los dineros y único lugar de creación de empleos se lo han robado, se perdió un espacio que los banilejos habían mantenido por muchos años, en que familia obtenían el pan de cada día, sin que nadie diga nada.

Otro punto que impacta mucho, es ver como las autoridades locales se apoyan en un falso liderazgo, en donde mantienen una creencia de que eso es una herencia de sus antepasados, y hasta se creen faraones, que sus deseos hay que cumplirlo a su antojo, descuidando el objetivo de su función de velar por administrar unos recursos y distribuirlos de manera participativa en todos los sectores en igual de condiciones.

Pero no las autoridades municipales, y las gubernamentales, han dejado secuestrar las raíces autóctonas de nuestro Bani, en donde los haitianos superan los miles por muchos, en donde se esta imponiendo como una selva que se salve el mas fuerte.

Unos regidores que son el hazmerreír de la comunidad, con sus ventas a través de su inmobiliaria, el levantar la mano cuando reciben ordenes de hacer cumplir con su papel de marioneta, salvas excepciones de dos o tres no más de ahí, que han salido respondones y les dicen malcriados y desobedientes.

Para todos aquellos que salieron de Bani, hace mucho y que tienen tiempo sin visitar a su pueblo, es preciso estar un tiempo como el recorrido por quien suscribe, de vivirlo si que nadie te diga, ver a tu pueblo con un solo hoyo en sus calles, inservibles por demás, estrechas sin condiciones de poder estar sentados en su frentes, construcciones aprobadas por su sala capitular, modernas sin ningún tipo de estudios medio ambiental, sin parqueos para la inmensa cantidad de vehículos que tratan de buscar un espacio, que no encuentran porque los taxis, talleres, negocios se han adueñados de sus calles.

Para el colmo de los tiempos, sus mangos para esta época de la celebración de la feria del mango hoy día lucen que habrá poco mango, debido a la gran cantidad de lluvias caídas, han provocado que se maduren todos a la vez y le ha caído una plaga que los pudre, que pena que todo ha caído en un mismo momento.

Este tiempo sirvió de poder involucrarme en todos los sectores, convivir, compartir, analizar, estudiar y poder sacar mis conclusiones, el conocer que la realidad de nuestro Bani esta sustentado en valores, liderazgos que están apoyados en pies de barro, muy sensibles a la humedad y que en cualquier momento pueden colapsar, en donde las diferentes culturas chinas, haitianas, colombianas, mexicanas, brasileñas se están imponiendo.

En donde los colmados de arroz aceite, salsa de tomate, fueron eliminados, por moderno y bullosos espacios que son incompatibles con la paz y tranquilidad, en donde los puntos de drogas pueden ver largas filas antes los ojos de todas las autoridades, en donde los robos atracos, la delincuencia ha secuestrado la paz que los responsables de mantener no pueden devolver.

Por lo tanto este tiempo de análisis de nuestro pueblo, me ha permitido establecer que Baní necesita con urgencia de sus hijos que están diseminado por lo ancho y amplio de este mundo una necesidad de una profilaxis en todos los sectores, y con mano dura tomar las medidas de rigor aunque tenga que perjudicar a quien tenga que lastimar sin importar quien sea, pero es necesario que no dejemos que estos incapaces, irresponsables, insensibles, vagabundos, quieran seguir chantajeando a todos los munícipes con una falsa publicidad de alcalde histórico, senador inorgánico o diputados que solo saben levantar sus manos para aprobar leyes a su favor.

Es el momento con carácter de urgencia de conformar un gran núcleo de personas que les duela su pequeño terreno y nos agrupemos en recuperar nuestro espacio, recuperar nuestro orgullo de verdaderos banilejos, establecer las reglas del juego, enterrar desde ahora y para siempre el falso liderazgo corrupto, protegidos por una justicia impugne, esos falsos munícipes que se escudan en notables, hay que acabar con el clientelismo vulgar que ha envuelto a toda la sociedad, y solo JUNTOS PODEMOS, TODOS JUNTOS, SI PODEMOS RECUPERAR A NUESTRO BANI, QUE HEREDAMOS DE NUESTROS ANTEPASADOS. ¡¡¡Hagámoslo!!!