Periodismo en el mundo virtual

Miguel Franjul

http://www.opd.org.do/Lideres/Ramon-Tejada_files/MIGUEL-FRANJUL.jpgLa tecnología moderna, pero en especial la telefónica celular, ha hecho que el periódico haya llegado ya a las palmas de las manos de los humanos.

Los celulares de ahora no son simplemente instrumentos para trasmisión de voz, sino que ya se accesa a través de ellos a todas las plataformas del internet, incluyendo las noticiosas.

A este proceso se le llama la "internetcionalizacion" del celular y no hay dudas de que ha tenido y seguirá teniendo un profundo impacto en la forma de comunicarnos en el futuro inmediato.

Los periódicos impresos, que han sabido sacarle partido a las innovaciones tecnológicas, han adoptado ahora en sus ediciones digitales los servicios del video y están proveyendo información especial a los usuarios de teléfonos celulares, que se cuentan y crecen por millones cada día en todo el mundo.

Esto no indica que los periódicos impresos desaparecerán pronto, sustituidos por esta herramienta tan útil como diversificada. Por el contrario, el pueblo tiene en los periódicos una fuente confiable, identificable, apegada a la tradición de la investigación y la búsqueda de la verdad y a manejar con pulcritud sus contenidos, en la mayoría de los casos.

Sea en las palmas de las manos, o en el clásico e invencible modelo de tocar físicamente las páginas y pasarlas una a una para leer novedades, la noticia siempre llegará a tiempo a los humanos, y esto augura un mejor mundo, un mundo más transparente, más comunicado, y más enterado que el de antano.

Conociendo las características y preferencias de dos generaciones modernas, la de los millenials y ahora la de los centennials, que constituyen el grueso de las audiencias digitales, los diarios tradicionales que se replican en la web ponen más énfasis en lo visual que en lo textual, sin restarle valor a la palabra escrita que es la principal herramienta para contar historias.

Es, por tanto, una buena iniciativa la que han asumido distintos periódicos tradicionales de focalizar una buena parte de sus contenidos en los asuntos que interesan a estas dos generaciones,pero más que nada a los centennials, con reportajes, crónicas, noticias y entrevistas con jóvenes.

En realidad, esta nueva generación es una que lee y ve más, se interesan por los hechos que le conciernen a su propia vida, y sus intereses personales y exploran cualquier vía de comunicación para establecer contactos e intercambios de información con gente que vive en otros países, con los cuales conversan, confían sus inquietudes, se intercambian fotos y comparten sus estilos de vida,

Estos “nativos digitales”, que son ahora los grandes consumidores de nuestros productos en línea, componen ya una significativa mayoría de las audiencias modernas. Tenemos claro, entonces, de que estamos en presencia de un público nuevo al que los medios de comunicación deberán prestarle más atención y ofrecerles lo que ciertamente procuran en las redes.

Lo que importa es asumir este reto y para eso tenemos fortalezas únicas que nos hacen capaces de reinventarnos, competir y sobrevivir en la era del periodismo virtual.