Articulo 124 el nudo gordiano de la constitución Dominicana.

http://notisurbani.com/images/jose_Reyes_escritor_foto.jpgEl proyecto de modificar la constitución de la República Dominicana, que está siendo impulsado por funcionarios y seguidores del actual presidente Licenciado Danilo Medina, ya ha comenzado a crear malestares en la sociedad Dominicana, así como también, divisiones dentro de las propias filas del partido de la liberación Dominicana. Incluso funcionarios de gobiernos extranjeros, han comenzado a cometer actos de injerencias a nuestra soberanía, motivados por el tema, apoyados por un sector de la oposición y las influencias que los imperios siempre han manifestado sobre las naciones subdesarrolladas o naciones del tercer mundo como ellos suelen llamarle.

Este proceso nos ha enseñado, que las promesas hechas en las campañas políticas, son solo eso: Promesas.

Luego de alcanzar sus metas, los candidatos se olvidan de lo prometido aunque tengan que enfrentarse a la afrenta de quedar de mentirosos frente a la nación, y en otros casos saciar el hambre de sus entrañas comiéndose un carcharadón carcharias en estado de descomposición.

Los políticos Dominicanos salvo honrosas excepciones, acostumbran a profetizarle al pueblo, el destino y estilo de gobierno que llevaran a cabo, una vez sean favorecidos con el voto de la mayoría, y juramentados en sus encumbradas posiciones. Pero rara vez el pueblo entiende sus mensajes proféticos, porque los mismos han sido encriptados en frases y palabras triunfalistas, y el pueblo que en su gran mayoría ignora la realidad del asunto, en vez de rechazarlas, se emociona y aplaude.

Todo aquel que haya transitado por las páginas de nuestra historia, recordará que el Dr. Joaquín Antonio Balaguer Ricardo, quien fue mentor y títere del dictador Rafael Leónidas Trujillo Molina, fue “Elegido" presidente de la República en las elecciones de mayo del año 1966. En su primer discurso a la nación en junio del mismo año, profetizó a los dominicanos el estilo de su gobierno, muchos aplaudieron con entusiasmo, pero muy pocos pudieron descifrar que todos los asesinatos, todas las persecuciones y todos los actos de tortura, estaban encriptados en su discurso.

Balaguer le dijo al pueblo dominicano, que lo único que podía ofrecer era: Lagrimas, Sudor y Sangre, evocando una estrofa de un poema escrito por Lord Byron en su obra titulada La edad de Bronce, aunque tenemos que reconocer que Winston Churchill fue quien la hizo famosa. Pero a nosotros como dominicanos nos debe interesar que el presidente Balaguer le dijo esta frase al pueblo, seguida de una pista que nadie descubrió. ¡Quedan Prohibidas las Huelgas!

Lastimosamente, no fue hasta que se desataron las matanzas de Periodistas, líderes sindicales, estudiantes y opositores al régimen, que el pueblo comenzó abrir los ojos, pero ya era tarde para detener a la temible maquinaria asesina, integrada por militares y civiles de la tristemente célebre Banda Colorada. El fruto de esas tres promesas, lágrimas, Sudor y sangre, fue recogido en las páginas de un periódico de la época bajo el titulo: El álbum de la muerte.

En cambio el Profesor Juan Bosch, que representó las escasas excepciones citadas más arriba, en su discurso inaugural dijo que: en su gobierno no perecerá la libertad ni la justicia. Fue depuesto del poder por un golpe de estado dirigido por el imperio, y apoyado por los mismos militares que más tarde integraron la maquinaria asesina, de la cual ya hemos hablado. A tan solo siete meses, de haber comenzado el mejor gobierno que ha tenido la Republica Dominicana.

El actual presidente de la republica, Licenciado Danilo Medina, también le hizo una profecía encriptada al pueblo dominicano. ¡Es tiempo de hacer lo que nunca se ha hecho!, multitudes aplaudieron sin darse cuenta que el secuestro de la justicia, la Hiper-corrupcion administrativa, el desfalco de las alcas del estado, la fundición de los tres poderes del estado en una especie de Gerontocracia, el soborno en todas las escala social, son en realidad cosas que nunca se habían hecho de forma tan sistemática, en los años de vida republicana que tiene la nación.

Quien hoy tiene el honor de escribirle, ha establecido una similitud si es que así le podríamos llamar, entre el articulo numero 124 de nuestra actual constitución, que ya ha sido modificada unas treinta y nueve veces y el famoso nudo gordiano. Para que podamos entender de donde he sacado esta conclusión, me tomaré la libertad de hacerle un poco de historia, no sin antes decirles que no pertenezco a ningún partido político, pero siempre me he considerado ser un mendigo de la historia, porque el traje de historiador le queda muy grande a cualquiera.

Alejandro III de macedonia, mejor conocido como: Alejando el grande, Alejandro Magno, también como Darío IV en la última etapa de su corta existencia, cuya intelectualidad estuvo de la mano de Aristóteles, fue el gran conquistador del imperio Persa, imperio que tenia bajo su yugo a los Egipcios y a los Babilonios, en tiempos del gran rey: Darío II1 de Persia. A quien el joven conquistador Macedonio derrotó en las celebres batallas del rio granico, Issos, y Gaugamela.

Cabe destacar que Alejandro III, nunca había estado en el imperio persa, pero si tenía conocimiento del territorio porque ya había leído: la Anábasis de Jenofonte, soldado y cronista griego, que había estado en la zona una seis décadas antes. Alejandro siempre cabalgaba sobre Bucéfalo su caballo, el cual lo acompañó hasta más allá de la batalla de Gaugamela, donde según nos narra el historiador de la antigüedad Plutarco de Querona, Bucéfalo fue herido de muerte por una lanzada de un soldado en Hidapes cerca del rio Indo.

Su amo fundó la última ciudad griega en el imperio persa y la nombró Alejandría Bucéfala, en honor a su indomable colser. Pues según las mismas fuentes históricas, solo Alejandro III pudo montarlo, y al hacerlo por primera vez, su padre muy emocionado le dijo 'Hijo, búscate un imperio para que lo gobierne, porque Macedonia es muy pequeña para tu grandeza'.

Después del primer combate entre estos dos monarcas, el macedonio quien había derrotado a Darío, prosiguió adentrándose hasta el centro del imperio persa, después de haber cruzado el estrecho de Helesponto. Llegó hasta Anatolia, donde había una ciudad llamada Gordia, la actual Turquía. Allí se encontró Alejando con un famoso yugo, el cual estaba atado por un nudo que era imposible de desatar, también había una profecía que decía que quien lograra desatar el nudo, conquistaría a todo el imperio y llegaría incluso hasta Asia.

El macedonio comprobó que efectivamente el nudo era imposible de desatar, pero él desenvainó su espada, cortó el nudo de un solo golpe y lo dio por desatado. Al cortar el nudo Alejandro Magno también envió un mensaje encriptado al rey Darío III, dándole a entender que él sería el nuevo dueño de todo el imperio persa, porque así lo decía el oráculo, y la profecía.

El artículo 124 de nuestra constitución como ya le he dicho, es tan difícil de modificar como mismo estaba el nudo gordiano de desatar. Con la diferencia de que vivimos en otros tiempos, y yo creo que el presidente Medina sabe muy bien, que si usa su influencia para llevar a cabo una modificación a la constitución, tendrá que hacer lo mismo que hiso Darío III de Persia en los llanos de Gaugamela.

Porque en esa guerra, el primer frente de batalla lo tiene dentro de su mismo partido, y para lograr ser el candidato, tendría que hacer lo mismo que hiso Aquiles con Héctor en la guerra de Troya.

Por otro lado, el pueblo dominicano ya está cansado de tantos atropellos. De manera que buscar un tercer mandato tendría que imitar a Diopites el griego, y por lo tanto necesitaría a un Demóstenes para que trate de justificarlo, ante un pueblo que conoce y pelea por sus derechos.

Siendo lo más relevante que este mismo pueblo ya está cansado de tantas promesas incumplidas, de tanta inseguridad ciudadana, y de tantas mentiras. ¡Basta ya!

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.