Federico Henriquez y Carvajal. Hijo adoptivo de Bani

Por: Sócrates David Peña Cabral  10 de julio del 2019.

http://notisurbani.com/images/Socrates_david_pena_foto_para_ultimo_articulo.jpgFederico Henríquez y Carvajal. Literato, poeta, educador, periodista, orador y patriota. Colaboró con Hostos en sus tareas pedagógicas. Presidente de la Suprema Corte de Justicia y en 1916, al producirse la invasión estadounidense a la República Dominicana, se negó rotundamente a aceptar la presidencia de la República. De resistencia tesonera y decorosa por la injusta ocupación militar norteamericana. Ejerció como secretario de Estado del Interior, y de manera interina de Relaciones Exteriores, en el gobierno de su hermano Francisco Henríquez y Carvajal. Fue también Rector de la Universidad de Santo Domingo y presidente de la Academia Dominicana de la Historia. A los 96 años también escribió el soneto !Ave, Patria!, inspirado en el primer centenario de la Independencia Nacional.

Carvajal fue, desde pequeño, asiduo visitante a la Villa de Bani, acogedora y alegre, como él refería. Describió en líneas su gratitud a la ciudad por él amada y expresó sus emociones, recuerdos y añoranzas por el Valle de Peravia.

Los Henríquez y Carvajal mantuvieron sólidas y afectivas relaciones con casi todas las familias banilejas que para 1862 habitaban la ciudad, como los Paulino, Billini, Cabral, Castillo, Soto, Pimentel, Vidal, Andújar, De Castro, Velásquez, Echavarría, pero fue la familia Herrera Mota, formada por Rosendo Herrera y Margarita Mota, la de más estrecha vinculación, pues allí se hospedaban los Carvajal Henríquez.FEDERICO HENRIQUEZ Y CARVAJAL Y JOSE VASCONCELOS 1

FEDERICO HENRIQUEZ Y CARVAJALLuego del triunfo de la restauración, en 1865, el mismo Henríquez y Carvajal indica como el pueblo de Bani asume una resonancia social en el País. En Bani se vivía en un ambiente de confianza y alegría, aun en medio de las contradicciones políticas que afectaban la nación. Para entonces, el Joven Henríquez y Carvajal, en su condición de clérigo, llego acompañar al cura de la parroquia, en la salve y misa con motivo de festividades a la Virgen de Regla. En el valle de Peravia había supremacía de cordialidad, por lo que Federico Henríquez y Carvajal, señalaba que podría ¨llamarse Bani, remedando a Benavente, la Villa alegre y confiada¨. Por eso muchos se trasladaban desde la capital hasta Bani y recuerda, que aun con sencillez aldeana, se ofrecían rumbosos bailes, también se advertía la intelectualidad y el patriotismo, que era motivo de satisfacción para el visitante con ese particular tipo de interés.

Henríquez y Carvajal, nunca olvidó, pues así lo dejo saber por escrito, aquella recepción social que se le hizo en el Centro Banilejo en 1901, pues allí, le acompaño su familia.

¨Bani fue siempre villa de amenas y gloriosas tradiciones ¨ y mucho mas presente en las batallas que requería la nación y la patria.      

Por eso Bani, fiel a sus insignes tradiciones, designo al Maestro y presidente de la Academia Dominicana de la Historia, Federico Henríquez y Carvajal, por voluntad unánime de sus ediles y por general consenso de sus pobladores, HIJO ADOPTIVO DE BANI.

Por resolución del 15 de noviembre del 1939, al considerar la grandeza cívica de Federico Henríquez y Carvajal y constituyendo patriarca de las letras, el Ayuntamiento de la COMUN DE BANI, resolvió declarar HIJO ADOPTIVO DE BANI A FEDERICO HENRIQUEZ Y CARVAJAL. De igual forma, en sesión del 27 de noviembre del 1939, la sociedad cultural ¨LUZ Y PROGRESO¨, declaró SOCIO HONORARIO al eminente ciudadano FEDERICO HENRIQUEZ Y CARVAJAL, gran prócer de la cultura nacional.federico henriquez y carvajal heraclito Luz y progreso

Fue dispuesta entonces una delegación para llevar a conocimiento de Henríquez y Carvajal y su familia, sendas resoluciones y producir invitación formal, para que el primer domingo del año de 1940, el día 7 de enero, asistiera el maestro a Bani para recibir merecidos reconocimientos. Por achaques de edad y especial cuido de su corazón, el Maestro presentó excusas y dijo que permanecería en su casa con júbilo y lagrimas en el alma, pero que le representaría una amplia comisión familiar.

FEDERICO HENRIQUEZ Y CARVAJAL familiaEl ayuntamiento de Bani, el Casino Peravia y la sociedad Luz y progreso, acordaron dividir el acontecimiento y los actos fueron preparados, desde la mañana hasta la tarde.

Llegó el domingo consagrado para la entrega de los pliegos que acreditaba a Federico Henríquez y Carvajal como hijo adoptivo de Bani y como socio honorario de la sociedad cultural banileja. En la mañana temprano llegaron en amplio comité, hijos, nietos y bisnietos del homenajeado. Los hijos de Federico Henríquez y Carvajal; Porfirio, Fernando Abel y Luis Adolfo Henríquez García, su Hija Carmita Henríquez Viuda de Castro. También nietos, Josefa, estela Henríquez Vásquez, Radha isis y Safo zuleica Fiallo Henríquez, marta Eleonora y Carmencita María de Castro Henríquez, Fernando, Adolfo y José Fernando Henríquez Almanzar, Ricardo Nouel Henríquez Rosell. Por igual asistieron acompañando a la familia, los nietos políticos y de origen banilejo; Norberto T. Cintron y Mario Lluberes Abreu y el biznieto, Fernando Arístides Miquel Fiallo.

Puntual, la fiesta inició hermosa en el ayuntamiento municipal y la introducción la hizo, con admirables palabras, un hijo del Maestro, Luis Adolfo Henríquez, pues era lo primero que deseaba se hiciera Federico Henríquez y Carvajal, que reiteraran su disculpa por no estar presente en la ciudad querida.

Fabio F HerreraDon Fabio F. Herrera, presidente del Ilustre ayuntamiento, abrió el acto con algunas frases y de inmediato dispuso la entrega, en las manos de uno de los hijos del homenajeado, el diploma que acreditaba como HIJO ADOPTIVO DE BANI a Federico Henríquez y Carvajal.

Fernando Abel Henríquez, pronunció emotivas palabras de agradecimiento y el joven César Herrera leyó una apología del nuevo hijo de Bani. De allí, se trasladaron al Casino de Peravia para la amena recepción social. Almuerzo que inicio con un brindis de Champagne, donde el síndico municipal y presidente del Casino de Peravia, Francisco Matos pronunció un discurso en honra del venerable homenajeado.federico henriquez y carvajal pena p rosendo ortiz otros

En el atardecer, todos se trasladaron nueva vez a los salones del Ayuntamiento Municipal, para celebrar el acto organizado por la sociedad luz y progreso, cuya directiva estaba integrada por Heraclio Manuel Contin, Presidente; Rafael Puello, Vicepresidente; Dr. Agustín Mota M. , Secretario de Actas; Manuel Obdulio Peña P., secretario de correspondencia; Rosendo Ortiz M, Tesorero; Santiago Inchaustegui, Vocal, Eugenia Contin de Mota, Vocal, América B. de Pérez, Vocal, Federico A. González, Vocal, Andrés Peña Cabral, Vocal, Margarita Pol de Landestoy, Vocal y Fabio F. Herrera, Asesor.

Federico henriquez y carvajal poema senoritaSe dio inicio al acto de la tarde y don Heraclio C. Contin, leyó el discurso de orden, y luego, puso en manos de la comisión familiar el diploma de SOCIO HONORARIO expedido por la Sociedad Luz y Progreso en reconocimiento de los altos meritos del maestro.

Los jóvenes Federico Germán, Rafael María Puello y Agustín Mota, pronunciaron discursos alusivos al acto y en merito de Henríquez y Carvajal. Y la emoción colmó el aire, cuando la señorita María de Regla Batista recitó la Payesa. Estaba allí el espíritu del Maestro, pues no podía faltar la poesía en homenaje a un poeta y lucidamente, la señorita Nelly Nidia Soto continuó con el poema ¨Mi Cabeza de Estudio ¨.

Así, con la mejor poesía, la que muestra el sol poniente, fue cerrado el memorable y festivo día.

Las notas de Ecos del Valle, lo señalan de esta forma ¨BANI TENIA UN HIJO MAS, GRANDE, MAGNANIMO, GLORIOSO ¡COMO SI EL VALLE LE HUBIERA NACIDO INESPERADAMENTE UNA MONTAÑA!

En Henríquez y Carvajal, «las batallas que libró en favor de la dignidad y de la grandeza de la República, tuvieron por escenario el parlamento, la cátedra, la prensa, el libro, la tribuna !Qué recia, sin embargo, la personalidad de este patriarca que se levanta sobre la perspectiva de toda una centuria como una montaña inmaculada!».

Eran los hombres de este talante los adoptados por Bani, hombre que «Asistió, niño aún, a los primeros días de la República, y recogió en su alma, como un himno sacro, el ideario patriótico de una generación que nació marcada con la terrible predestinación de heroísmo. Pero a pesar de haber oído las descargas de «Las Carreras», los truenos de «El Número» y los cañonazos disparados por los ejércitos de la libertad en las sabanas de «Santomé» y de «El Memizo», fue hombre de pluma antes que de espada.

Recuerde Bani a Federico Henríquez y Carvajal, jurista, patriota en las horas necesarias, amigo de Martí, gran prócer de la cultura nacional, autor del emocionante poema lirico la payesa y otros tantos de calidad literaria, asumido justamente como hijo adoptivo de Bani.

Bani, provincia Peravia

11.46 pm

10 de julio del 2019.

Referencias:

AGN, Hemeroteca; Fototeca.

Revista Clío, No. 35, Junio 1939

Ecos del Valle, Marzo 1939.

Historia de la Literatura Dominicana; Joaquín Balaguer.