HOSPITALES PUBLICOS EN BANI

1947-1958

Por: Sócrates David Peña Cabral

Socrates David Pena Cabral foto mas recientePara 1942, no tan solo era aprobado el derecho al voto de la mujer, sino que Trujillo ¨había ganado las elecciones¨ y había definido un plan de diversas obras públicas y modernización urbana, promoción de vivienda pública y primeros condominios para obreros, acueductos y centros sanitarios, puentes y vías de comunicación, que tenían como resorte la celebración del primer centenario de la republica en 1944. Esto sería utilizado, además de atraer turistas, para presentar un país ¨en paz y progreso¨, pues también se construyeron instalaciones deportivas y se adecuaron otras para los Juegos Interantillanos realizados en (Ciudad Trujillo) Santo Domingo en 1944. Dicha competencia fue parte de las celebraciones oficiales del centenario y participaron los tres países hispano-Caribeños: Cuba, Puerto Rico y la República Dominicana. Entre los objetivos de los Juegos se contaba fomentar la fraternidad en el Caribe hispano, pero en lo político se pretendía reforzar la identidad de la República como una ¨nación diferente y superior de sus vecinos¨.

Hospital Bani partido dominicano hoy DPSP socratesEn Bani, el día 13 de agosto del 1943 se lleva a cabo la inauguración del palacio del Partido Dominicano (hoy salud pública) y del Casino Generalísimo Trujillo, hoy Casino de Peravia, Inc. La ejecución de los trabajos estuvo a cargo del ingeniero Luis de Pool. Fue en estos dos actos que Trujillo puso de moda el nombrar Padrinos oficiales en la bendición de edificios y para la inauguración del Local del Partido Dominicano fungió de padrino el embajador del Perú, Don Juan de Osuna y Pardo, mientras que fue el padrino del Casino, el Dr. Domingo López Escaurriaza, Embajador de Colombia. Luego de los actos, en Bani se ordenó la construcción del acueducto que luego estaría en funcionamiento para el 1945, anunciándose también el levantamiento de un hospital y la construcción del Barrio de Mejoramiento Social, como proyecto habitacional de carácter social promovido por el Estado.

Entiéndase que el año 1944, con la celebración del centenario de la República, fue memorable por el plan de edificaciones públicas y eventos. A partir de allí fueron aceleradas las construcciones públicas. De hecho, para dar característica de cuestión de Estado, fue promulgada la ley No.675 sobre Urbanización, Ornato Público y Construcción, aun vigente, que ¨incorpora el plan general de urbanización y embellecimiento de las ciudades de la Republica¨.

En Bani, no fue hasta 1946 cuando se dio inicio la construcción del edificio sanitario que había sido requerido unos años antes. En abril de ese año, aparece la publicación en Paginas Banilejas. ¨En el alto de la candelaria, desde hace días, se viene trabajando en una interesante obra, que dotará a Bani de un moderno hospital. Después del Canal Marcos A. Cabral y el Acueducto, ésta es una de las obras más relevantes y necesarias para este pueblo¨. El edificio se construye de bloques reforzados y la obra se lleva a cabo con tanta solidez, que podrá resistir una segunda planta o nivel, si las circunstancias más tarde así lo requieren¨. ¨Actualmente se procede a desviar el curso del canal ¨ramfis¨ con el propósito de alejar un poco las aguas desde donde se realizan los trabajos de construcción¨. Asimismo, y siguiendo el plan de obras ofrecidas a Bani, ¨se ha dado inicio la construcción de la avenida que rematará en el mar, y que comienza en la calle Presidente Trujillo (Hoy Duarte) y abarcará una distancia de cinco (5) kilómetros hasta llegar a la playa. Los trabajos están muy adelantados y se contempla ya el retazo azul de nuestro mar Caribe. La obra atraviesa un trayecto pintoresco de campos agrícolas y será uno de los más bellos paseos públicos de esta ciudad

Ambas obras estuvieron listas para 1947. En agosto, era inaugurado el hospital ¨Julia Molina¨, ubicado al inicio de la Calle Presidente Billini, en el alto de la candelaria, en un espacio de 940 mts2, con capacidad posible para 60 camas; distribuidas en dos pabellones para enfermos corrientes de doce (12) camas cada uno, una sala de maternidad con espacio para quince (15) camas y un pabellón para niños enfermos con capacidad para veinte (20) camas. Dotado de una sala de aislamiento de enfermos, una sala de operaciones, una sala de partos, una sala de esterilizaciones, un laboratorio clínico, salón de Rayos X, salón para el descanso de los médicos con su biblioteca correspondiente, una farmacia y una morge.

La obra fue calculada en costo de $50,000 y estuvo dirigida por el ingeniero Juan Ulises García. ¨La suma presupuesta en la ley de gastos nacionales, para la administración de la Secretaría de Sanidad y Asistencia Pública en 1947, ascendió a $2,187,064, con un aumento de $420,592 sobre la presupuesta para el año 1946. Ese aumento se debió, principalmente, a las creaciones de grandes establecimientos hospitalarios, maternidades y dispensarios, de características modernas, construidos en el país, los cuales representan una inversión de aproximadamente un millón de pesos¨.

Diez años después, para 1957, aunque cercano estaba San Cristóbal y allí se ubicaba el ¨Juan Pablo Pina¨, que constituía para entonces la insignia de los hospitales nacionales, ya Bani estaba recibiendo demasiados enfermos que provenían de los distintos lugares de la provincia, que para la época incluía Ocoa, resultando necesario ampliar los servicios sanitarios en la región.hospital bani autoridades 1946 socrates david

hospital bani gisela minino socrates davidAnte la situación, la Hermandad Nuestra Señora de Regla y las autoridades de la provincia, hicieron formal solicitud para que Bani pudiera contar con nuevo hospital. La directiva de la hermandad estaba presidida por Doña Gisela Castillo de Miniño y completada por Rubén Darío Objio Castro, José Joaquín Pérez, P. Lorenzo Hart, Ramón Puello Bello, Pedro Objio Castro, Dr. Bienvenido E. Soto (cheche), Angélica Quiterio, Angelita B. de Castillo, Julia O. Vda. Carvajal, Águeda de Ramírez, Dolores M. de Herrera, Angélica de Velázquez, Elena Mejía, América de Pérez, Pedro Pablo Miniño, Deyanira de Cruz, Mercedes Báez Soto, Ivonne Alberty, Ing. Virgilio Pimentel, Ángel María Peña Castillo, José Ma. Báez Montero, ex Sindico Municipal y Luis Octavio Castillo. Las autoridades de entonces, eran Arsenio Velasquez, Gobernador Provincial, Francisco Velasquez, Diputado, Wenceslao Medrano, Diputado, Lic. Manuel Joaquin Castillo, Senador, Manuel E. Miniño, Presidente de la Junta Municipal del Partido Dominicano, Dr. Raul Viriato Alberty, Presidente del Honorable Ayuntamiento Municipal de Bani, Fabio F. Herrera, Sindico Municipal.

hospital bani socrates davidhospital bani dr viriato alberty socrates davidEn el año 1958, en un terreno de 50 mil metros cuadrados, era levantado un moderno edificio, construido en forma de X, a un costo de más de 300 mil pesos. El nuevo hospital de Bani mantendría el nombre de ¨Julia Molina¨ y su director sería el Dr. Raul Viriato Alberti, nacido en la vega y como muchos otros médicos, de antes y después, asumió Bani como su tierra querida, de vida y deceso. Hijo del eminente doctor Narciso Alberti Bosch, pionero de la arqueología.hospital bani dr viriato alberty medio cuerpo 

El nuevo hospital fue puesto en funcionamiento y en las instalaciones donde se ubicaba el anterior, llego la apertura allí del liceo secundario.

Tras la caída de la tiranía, en 1961, cambiaron los nombres de muchas infraestructuras y las hospitalarias no fueron excepción, por ejemplo el Morgan, fue nombrado como ¨Luis Eduardo Aybar¨ y el principal hospital infantil cambio de llamarse ¨Angelita¨ a ¨ María Trinidad Sánchez¨, para luego y en 1962, resultar finalmente bautizado como doctor Robert Reid Cabral.8 Para 1961 el hospital Julia de Bani era justamente designado ¨Hospital Nuestra Señora de Regla¨.

El hospital de hoy es un milagro. Y es que a lo largo de sus 62 años, el centro de sanidad pública ha pasado por diferentes etapas, muy difíciles, sorteando no se sabe cómo, el cumulo de la irresponsabilidad e indiferencia estatal, en donde solo se han visto llegadas de tiempo en tiempo para colocar parches en su estructura o dejar algún equipamiento, como si en altorrelieve quisieran significar que tal población solo merece vendajes y no atenciones para curas definitivas.

Y quiero escribir de manera justa, porque los profesionales (médicos, enfermeras) que ha trabajado en el hospital Nuestra Señora de Regla, si tienen una característica histórica común, es que han sido tan heroicos como el mismo centro, pues ha constituido el sitio donde la población débil ha llegado para llorar todos sus quebrantos y donde facultativos han permanecido en una barricada con pocos instrumentos, solo con la intención de reducir, en un esfuerzo por disminuir, así sea un poco, el tamaño de la gigantesca ola que provoca el sufrimiento de los enfermos sin recursos.

El hospital de hoy es un milagro. Sé que algunos lo entenderán como religiosidad o ficción, pero hay miles de historias que dan sentido a lo que digo, que muestran las batallas que con poca armadura se han gestado en la emergencia, en UCI, en cualquier pasillo de ese hospital o habitaciones comunes en las que se ha atrincherado la vida.

Mirar al futuro, contar con un hospital de calidad, que más que incluir mejoras sustanciales en el espacio, se ejecute la construcción de un nuevo y moderno edificio, un mejor centro de sanidad pública, merecido por mucho y hace años, por todos los banilejos.

Sócrates David Peña Cabral.

Posdata: Los archivos son el espejo del pasado, testimonio del camino recorrido por la humanidad hacia la consecución de nuevos paradigmas a partir del legado de pasadas generaciones. Además, en las sociedades modernas, se convierten en garantes de derechos ciudadanos. Recordemos entonces, es la salud un derecho fundamental.