La Fabio F. Herrera; Avenida de la salud en Bani.

Por: Sócrates David Peña Cabral

https://www.notisurbani.com/images/Socrates_David_Pena_Cabral_foto_mas_reciente.jpgEn 1941 se lanzaba la idea de construir una vía desde la población de Bani hasta el puerto de Agua de la Estancia. ¨Se instaba, al honorable ayuntamiento con el concurso del departamento de Obras Publicas, iniciar los trabajos, pues dicha obra sería de mucha utilidad y verdadero interés para propios y extraños¨. La facilidad que ofrecería el trecho abierto, tanto a los munícipes como a los visitantes, tendría inapreciable valor.

Para entonces y como forma de sostener la petición, el razonamiento era, ¨tenemos una playa espaciosa, con campos propicios para gratas excursiones, donde puede encontrar un solaz esparcimiento la avalancha de turismo que pronto visitará a nuestra población¨. ¨Una amplia terraza para bailes puede hacerse en ese sitio de cualidades favorables para ello, una piscina de agua dulce, también es fácil de hacerse, ya que el agua existe y esto daría motivo para frecuentes excursiones escolares¨. Igual ¨puede dotarse de cantina especial, donde el visitante encuentre lo que desee. En fin, todo lo necesario¨. ¨Es fácil llevarse a cabo¨, pues el tramo llevará a lugar de condiciones magnificas para veranear.

Avenida Fabio F. Herrera 2En aquellos días, en el pueblo se levantó un clamor para la realización de dicha obra y surgieron con ímpetu los argumentos que le daban validez y razón. Se indicaba que sería paseo público de la recreación, pero que además, tendría una vasta utilidad económica. ¨Nuestra común está incluida en sitio de turismo, ya tenemos los datos que nos ha facilitado el dinámico director de turismo, y esto es un motivo importante para habilitar nuestra playa que tiene tantos sitios de esparcimiento, con paisajes preciosísimos, donde las hileras de cocoteros, parecen sombrillas de esmeraldas que abanican esos poéticos paisajes¨.  Así lo dejaba saber, Ángel María Peña Castillo (Don Chichi), ¨apóstol del banilejismo autentico¨, ¨Nuestra idea está lanzada, y esperamos sea simiente fecunda y fructifique seguido en el ánimo y en la iniciativa de nuestros laboriosos y entusiastas ediles para que pronto se inaugure la carretera de ¨Agua de la Estancia¨, la que vendría como arteria de progreso, respondiendo nuestra población a los reclamos que le impone la civilización¨.

almendros 3El proyecto fue presentado y los regidores entendieron propicio, pero sin recursos suficientes no fue posible comenzar construcción. Sin embargo, en el Bani del optimismo, en el avatar constante de sus luchas lo alimentaba la confianza en la superación de sus ideales, y continuaron las propuestas y las peticiones, por lo que aprovechando el programa de obras públicas que el poder ejecutivo había comenzado en el 1944, se pudo lograr que para 1946 se diera inicio, aun de manera lenta, la construcción de una carretera hacia la playa los almendros.

A principios del 1947, estaba lista la avenida que remataba en el mar, y que comienza en la calle Duarte, abarcando una distancia de cinco (5) kilómetros. Los trabajos no fueron ejecutados por el sendero de Agua de la Estancia, como en principio se propuso, pero igual ¨atraviesa un trayecto pintoresco de campos agrícolas y resulta uno de los más bellos paseos públicos de esta ciudad¨. 

Hoy, la Fabio F. Herrera es la Avenida emblemática de Bani y perfecta como alameda, paseo público que culmina con la contemplación del retazo azul de nuestro mar Caribe.

Es sin dudas, el mejor trayecto con el que cuenta la ciudad para recreación e integrado no tan solo para el ocio, sino también para ejercitarse, para el compartir, el vivir en sosiego, donde ahora se impone la creación del ¨carril bici¨, aceras seguras, limpias y amplias, con calidad peatonal, arbolado e iluminación conveniente y correcta, restricción de circulación en determinado horario para algunos tipos de vehículos y control efectivo de velocidad en los desplazamientos de todo automóvil, entre otras singularidades para hacer de dicha vía una real avenida de la salud, como otras tantas cuestiones colaterales de las que uno supone deberán opinar y sugerir, con mayor acierto, mejor y precisos, arquitectos y urbanistas, como la sugerencia de cables soterrados, cámaras, mayor vigilancia, en fin. Quizás sea mucha pretensión de mi parte.20200618 181443 2

Una caminata, un trayecto en bicicleta, el correr, puede reducir los niveles de estrés y mejorar la salud general en los munícipes. Por ello, el pasado año, por la propuesta urbanísticamente necesaria de la edil, reelecta, Carolina Díaz, el concejo de regidores declaró la ¨Fabio F. Herrera¨ como ¨Avenida de la Salud¨, emitiendo una resolución que surgió como respuesta a la necesidad de aportar un espacio de naturaleza y esparcimiento para los residentes de la zona ya muy poblada de la ciudad.

Sin embargo, se requieren intervenciones más allá de una proclamación y ojalá se lleve el gesto hasta donde vuela la intención. La declaratoria implica, necesariamente, la gestión efectiva del planeamiento urbanístico en ese entorno, el uso de suelo y edificaciones, regulación vial y sobre todo, la creación de una normativa precisa en la zona que resulte conveniente para la colectividad como de todos los que utilizan el tramo, sea de a pie, en bicicleta, en auto e incluyendo en el beneficio regulatorio a los que adquieren propiedad por allí y que en definitiva serán moradores en ese hábitat.

Resulta imprescindible ir tomando en consideración la exigencia de espacios para eventuales vías alternas que han de servir para el desplazamiento desde y hacia el centro de la ciudad, pues un desastre se ve llegar y es que en la perspectiva del tiempo el problema se presenta visible para todos. Cómo abordarlo, cómo pensar, pues el desahogo de la avenida se impone procurarlo en el hoy y no en el mañana, cuando la posibilidad de ajustes será más complicada.

El desarrollo inmobiliario debe proseguir, el crecimiento urbano será indetenible, pero se hace obligatorio y es responsabilidad edilicia ir definiendo certeramente donde cabe una urbanización, un residencial o donde se permiten los ¨cotos cerrados¨ que se han estado construyendo, estos últimos que sin dudas son edificaciones atractivas por la individualidad y seguridad que brindan, pero que sin el debido control también colocaran un estrés vial a nuestra avenida de la salud sino se planifica el aspecto de acceso público, pues el único trayecto hacia la playa, por el momento, es la Fabio F. Herrera.

Es el concejo de regidores, a través de una adecuada reglamentación, el órgano llamado a dejar claro que es una urbanización, indicando cuando deviene a ser algo muy diferente a un residencial, estableciéndose sin especulaciones argumentativas o ¨técnicas¨, cuáles características crean esas diferencias, cuál es el alcance, delimitación, formas que caracterizan una u otra.

Ninguna municipalidad puede ignorar su responsabilidad de promover el desarrollo integral y la economía local para viabilizar el crecimiento económico, la justicia social y la sostenibilidad ambiental, así como la prestación de los servicios públicos que son de su exclusivo encargo, siendo competentes los concejos edilicios para planificar el desarrollo urbano y rural de sus circunscripciones, incluyendo la zonificación, urbanismo y el acondicionamiento territorial, debiendo guardar áreas verdes, espacios públicos recreativos, de esparcimiento y salud. Los ayuntamientos son los encargados de mantener y conservar acceso público que pertenezcan a su demarcación geográfica.6

Entiendo que hay establecer con claridad meridiana los parámetros urbanísticos que deben acompañar el desarrollo habitacional en el tramo hacia la playa, pues sin control, pudiera eventualmente provocar, aun paulatinamente, la supresión de esa característica de paseo público o avenida de la salud que en la actualidad estamos reconociendo.

Con ánimos y disposición exclusiva de salvaguarda, deben llegar las prescripciones de uso pormenorizado y construcciones, las búsquedas de acceso vial alternativo, desde y hacia el centro de la ciudad, entre otras cuestiones, para que pueda subsistir de manera positiva y efectiva la característica de ¨Avenida de la Salud¨.

Hay que reconocer que la declaratoria como Avenida de la Salud, de la Fabio F. Herrera, ha constituido maravillosa iniciativa, excelente la pretensión de entregarles a los munícipes y viandantes un espacio amigable y perdurable.

Semejante avenida y la creación de ese tipo de espacio, en cualquier ciudad, es un lujo. Pero debe comprenderse la estrecha relación entre el medio ambiente y la salud, lo

perjudicial que puede llegar a ser el aire contaminado, los ruidos, el parqueo de vehículos en aceras, obstrucciones, la compleja circulación en la avenida, la constante salida de vehículos, el tráfico muy cargado y sin alternativas, en fin, conocer lo que hay que tomar en consideración en ese trecho para establecerla eficazmente como zona de alto valor ambiental y de espacio público ciudadano.

Hoy no tengo dudas, de que en los concejales sobresale buen sentido, sintiendo entre sus talones el costillar de rocinante, colocando su adarga al brazo, bajo insignia cívica y en ejercicio pleno de su potestad legal, han estado dispuestos para un ordenamiento plural y conveniente para todos. El diseño debería ser duradero y no producto del capricho de la época, demostrar que contaremos con los amortiguadores adecuados para el porvenir y posible de prevenir caos en la posteridad.

Recordemos que la iniciativa es loable y eso implicará, comenzar hoy mismo, si aun no se produce, la planificación, con MAYUSCULA, de la vida de ese espacio verde para que la ¨Fabio F. Herrera¨ pueda resultar una verdadera avenida de la SALUD y no dejarlo en etiqueta, marbete, inscripción, letrero, cartel, anuncio, pancarta, placa, inscripción, leyenda, título, aviso, membrete, lema, epígrafe, encabezamiento, título, rúbrica o tan solo simple designación en rotulo abrazado a un poste al inicio del sendero que nos conduce hasta los almendros, la playa en la que los banilejos divisamos desde su orilla, usualmente en la hora en que el sol se hunde en el mar y éste se incendia allá lejos en el horizonte, todos los sueños con los que pretendemos hacer sobrevivir en nuestros adentros esa creencia de que siempre puede ser mejor.

Sócrates David Peña Cabral

10 y 47 de la noche, viernes 17 de julio del 2020. Aun en medio de un pandemia que desgarra y parece indetenible. Pero es el cumpleaños de mi hijo menor Leonel Alfonso, 19 años ya. Agradecer a Dios por su misericordia.

Posdata: ¨Yo sorprendí en el cielo el rubor de la tarde al despedirse de su adorado, el sol; y vi sonreír la esperanza en los reflejos que el astro le ha querido dejar¨. Para esta hora, en su barca de nubes rojas se marcha el sol, va dejando regado en el infinito una estela de pétalos marchitos, pues se acaban las horas luminosas del día. Se va, a recorrer otros mudos. Cada tarde, luego de las 6, corro hacia el mar. Tomo la avenida y desde la calle que cruza el parque, inicio el trayecto, que abarca una distancia de unos 5 kilómetros hasta llegar a la playa. Ojala las autoridades comprendan su importancia y reconozcan que la avenida es uno de los más bellos paseos públicos de la ciudad, que se desvanece ante los pies del mar, allí donde uno aprecia esos singulares abrazos entre las olas y las arenas, enlazados entre orgasmos de sal y sollozos. Sin dudas un gozo estético que nos brinda el creador.