Pérez Prado “mambeó” Compadre Pedro Juan

Susy Tejeda
Santo Domingo

https://images2.listindiario.com/imagen/2017/12/03/493/492982/full/201711301757151/perez-prado-mambeo-compadre-pedro-juan.jpegEn ocasión de conmemorarse el centenario del natalicio de Dámaso Pérez Prado, el maestro Rafael Solano reconstruye aquella época y la preferencia juvenil por el nuevo ritmo creado por el afamado cubano-mexicano Dámaso Pérez Prado

¿Podría referirse a la primera vez que usted escuchó un tema de Dámaso Pérez Prado, qué impacto le causó?
El impacto fue específicamente musical, ya que nos dimos cuenta de que se trataba de la parte más caliente de la guaracha, pero sin letras, solo instrumental.

¿Cómo asimiló la República Dominicana el ritmo mambo de Dámaso Pérez Prado en los años 50?
Causó muy buena impresión, aunque solo en la juventud, no mucho en las personas mayores

¿La radio y la televisión dominicana de la época, contribuyeron a la difusión del mambo en el país?
En absoluto. Muchas emisoras tenían programas completos de mambos. También el cine que nos llegaba mantuvo la popularidad de ese nuevo ritmo.

¿Se bailó mambo en los salones de baile dominicanos en esa época?
No. Muy poco sobre todo entre las personas mayores, la mayoría se sentaba si la orquesta tocaba un mambo.

¿Se hizo algún intento por traer al país a Dámaso Pérez Prado?
Si. Pérez Prado vino a la entonces Voz Dominicana, incluso hizo una arreglo en ritmo de mambo del merengue “Compadre Pedro Juan”. Estuve presente durante el ensayo. Causó muy buena impresión.

¿Qué diferencia usted nota entre el mambo de Pérez Prado y lo que ahora se llama ‘regueton mambeado’?
Son cosas totalmente diferentes, no creo que haya relación rítmica ni musical entre una cosa y la otra.

Los dominicanos decimos que ‘tener mambo’ es moverse mucho, formar algarabía (como hacia el pelotero José Lima), ¿es eso cierto?
Se utiliza mucho la palabra mambo en diferentes ocasiones, pero siempre está relacionada con la alegría.

¿Qué es lo que más le gusta a usted del ritmo mambo?
Es muy variado. Con ese ritmo se escribieron muchas melodías. Fue una nueva corriente que despertó mucha atención.