Enfermedades de corazón y tumores malignos elevan la mortalidad en Cuba
EN CONCRETO, LAS ENFERMEDADES DEL CORAZÓN Y LOS TUMORES MALIGNOS CAUSARON EL 49,1 % DEL TOTAL DE LAS MUERTES EN 2016
EFE
La Habana
http://images2.listindiario.com/n/content/462/462144/p/294x440/201704171309511.jpegLas enfermedades del corazón y los tumores malignos encabezan en Cuba una lista de diez dolencias no transmisibles que muestran la tasa de mortalidad más elevada, con 731,4 defunciones por cada 100.000 habitantes, según datos del Ministerio de Salud Pública (Minsap) divulgados hoy.

En concreto, las enfermedades del corazón y los tumores malignos causaron el 49,1 % del total de las muertes en la isla en 2016, indica el Anuario Estadístico de Salud, que recoge el periódico oficial Granma.

El documento precisa que el 66 % de las muertes por enfermedades del corazón ocurre por fallos isquémicos, y de ellas, el 44,4 % por infarto agudo del miocardio.

En el caso de las mujeres, tienen mayor incidencia la insuficiencia cardíaca y las enfermedades reumáticas crónicas del corazón.

Según el Minsap, se incrementó la tasa de mortalidad para las enfermedades cerebrovasculares, la tasa de años de vida potencialmente perdidos y se igualó la razón de tasas de mortalidad por sexo para las mismas.

Respecto al cáncer, el informe refiere que la tasa de mortalidad más elevada corresponde a los tumores malignos de tráquea, bronquios y pulmón, tanto en hombres como en mujeres.

En el caso de los hombres, el segundo caso de mortandad por cáncer corresponde a los tumores de próstata, seguido del intestino (excepto el recto), laringe y vías urinarias,

En el caso de las mujeres, el cáncer de mama es el segundo tipo de cáncer más frecuente -después del de tráquea, bronquios y pulmón-, seguido del de intestino (excepto el recto) y útero, con tasas superiores a 11 por cada 100 000 habitantes.

El tabaquismo aparece también entre las enfermedades crónicas no transmisibles que afectan a los cubanos y, aunque su prevalencia global ha disminuido, el informe advierte que más de la mitad de los integrantes de las familias cubanas están expuestos al humo del cigarro.

Dentro del núcleo familiar, el 65 % de los niños, el 51 % de las embarazadas y el 60 % de los adolescentes.