Pueblo conmovido por la muerte de una joven comerciante

Deyanira Polanco

https://images2.listindiario.com/imagen/2018/08/02/527/526905/294x440/201808021731061/pizarrete-pueblo-conmovido-por-la-muerte-de-una-joven-comerciante.jpegPIZARRETE, Bani.- ¿Quién murió? Preguntan curiosos ante las imágenes de cientos de personas que colman la calle principal de Pizarrete. La respuesta es: “ No se trata del sepelio de una funcionaria pública, una doctora o ingeniera, ella solo atendía el colmado de su papá, pero todo el mundo adoraba a Joha, los niños, los jóvenes y los viejos.” Así explica una amiga de la fallecida la inusitada muestra de pesar en una comunidad pequeña, el distrito municipal de Pizarrete, volcada en la calle para despedir a la que consideraban la alegría del pueblo.

“Prefiero recordarte con la alegría que causabas en mí a la hora de ir a molestarte al colmado y abrazarte sin importar quién estuviera ahí. No tengo palabras para expresar el dolor que me causa tu partida, siempre serás mi hermana grandota, y estarás en mi corazón #RIP #Joha”.

Es una de las tantas expresiones de dolor de las externadas, también, en las redes sociales por los compueblanos de Johanna Álvarez, la joven que con su sonrisa y empatía cautivó distintas generaciones. Vídeo: https://youtu.be/aPW1Qy8B4Ig

Su partida ocurrió de repente. Apenas el martes se informó que fue hospitalizada, debido a complicaciones de salud, y en menos de 48 horas había partido de este mundo.

“Yo me iba a costar y vi en las redes que murió Joha, nunca había sentido una confusión tan grande, ella se veía llena de vida, con una sonrisa siempre y con su tamaño y contextura daba los abrazos más afectivos que puedas imaginar”, dice otro joven de la comerciante que estaba al frente del colmado de la familia.

La noticia llegó próximo las 10:00 de la noche y su pueblo no durmió. Era tanta la gente que el velatorio se realizó en el Salón Multiuso de la comunidad El Roblegal. El pueblo acompañó a sus familiares en el doloroso proceso, donde personas de todas las edades lloraban y resaltaban sus cualidades.

“Se tiende a decir que desde que alguien muere todos aseguran que era una persona excelente, pero ese no es el caso de mi tocaya y amiga Joha, un ser humano diferente, que vivió su vida a su manera y sin dañar a nadie, todos la querían: niños, jóvenes, adultos, ancianos, cristianos y ateos. No sólo en Pizarrete, sino todas las personas que un día tuvieron la oportunidad de intercambiar palabras con ella. Era onsejera y comprensiva, a veces, apoyadora, pero siempre había tiempo en su agenda para escucharte”, escribió Joha, otra amiga que vive en los Estados Unidos.

“Tengo el corazón destrozado con tu partida, eras un ser humano demasiado bueno, amorosa, llena de vida con tantos planes, no debemos cuestionar a Dios, pero a veces me pregunto porque señor deja que pasen estas cosas tan dolorosas? Solo nos queda aceptar tus designios. RIP mi loca Dios te tenga en un buen lugar. Esto dolió demasiado.”