“¡No a la planta de GLP de Escondido, Baní!”

Categoría: Opinion Publicado: Martes, 17 Enero 2017 Escrito por Jorge Mejia

¡No a la planta de GLP de Escondido, Baní!
Por Eugenio Ortiz S. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
https://scontent-atl3-1.xx.fbcdn.net/v/t1.0-9/381020_206794812735154_1738775495_n.jpg?oh=03c41426a681e9c96f36efff69dc8eda&oe=588DAB7ALey General de Medio Ambiente y Recursos Naturales Nº 64-00 del 25 de Julio del 2000, promulgada el 18 de Agosto del 2000 G.O. #10056, Capítulo I, Decisiones Básicas, Art. 16,4, Asentamiento Humano: Se entiende por Asentamiento Humano al lugar donde un grupo de personas reside y realiza habitualmente sus actividades sociales.

El sector del cementerio municipal y sus alrededores en Escondido, Baní, en la curva de la carretera Sánchez, donde se construye una planta de distribución y venta de gas licuado de petróleo (GLP), no es una selva, en el residen seres humanos. Que lo entiendan el Alcalde Municipal, Chacho Landestoy, y el señor Joaquín Bautista, encargado provincial de Medio Ambiente. Ellos tienen el poder y la autoridad que no ejercen para detener esta planta. La historia y los días por sus hechos los juzgaran.

Una serie de muchas decisiones administrativas, parecen de un momento a otro ser cuestionadas últimamente. El centro de todos estos cuestionamientos, se debatirá en un Tribunal de la República Dominicana. Un recurso de amparo ha sido elevado por un grupo de abogados, que representan a una parte de los vecinos que habitan alrededor de una planta de distribución de gas licuado de petróleo (GLP) que se construye en la curva ubicada en la carretera Sánchez Km. 2, frente al cementerio municipal de Baní. El área donde se construye dicha planta de distribución de GLP no es la más adecuada pues existen varios asentamientos humanos: como el Residencial El Laurel, Residencial Nuestra Señora de Regla, La Universidad Federico Henríquez y Carvajal (UFHEC recinto Baní), Landestoy Motors, varios talleres de mecánica y soldadura, Car-Wash, garajes de autobuses y vehículos, un tanque de depósito de agua potable del residencial El Laurel, el Canal Marcos A. Cabral que colinda con la planta de gas en construcción, una serie de diferentes centros comerciales, etc. En especial uno de los elementos de mayor peligrosidad, lo constituye el propio lugar en si, una peligrosa curva, en cuyo centro se encuentra ubicada precisamente la planta en construcción. Este es un factor de alto riesgo que podría provocar grandes accidentes de tránsito, pues en el lugar podrían juntarse camiones tanqueros de (GLP), y una posible hilera de vehículos entrando al cementerio municipal en un cortejo fúnebre cualquiera, de los tantos que van por allí día por día. Todo este entorno constituye una verdadera “bomba de tiempo” que puede explotar en cualquier momento, provocando un desastre ambiental. Todo esto porque se han violado todos los criterios ecológicos y los límites permitidos en la Ley General de Medio ambiente No. 64-00, sus reglamentos y demás legislaciones complementarias. La pregunta del día es ¿Cómo el ayuntamiento municipal de Baní concedió un permiso de uso de suelo a dicha planta, si ya anteriormente había otorgado los permisos a los diferentes asentamientos humanos arriba mencionados?

Creemos que estamos ante una violación más del artículo 113 de la ley de Medio Ambiente.

Visto: 585