El virus está picando cerca

Por Miguel Franjul

https://images2.listindiario.com/n/content/645/645072/p/294x440/202011201804121.jpegYa muchas familias están sufriendo en carne propia los tormentosos efectos del coronavirus.

El virus, como dice el pueblo, está picando cerca de cualquier núcleo familiar y esto, lógicamente, ha despertado angustia y temor.

Ha dado lugar, en estos días, a una frenética demanda de pruebas diagnósticas, en particular la llamada PCR, que parece desbordar las capacidades del sistema para proveerlas.

Aunque los laboratorios y el Gobierno aseguran que hay suficientes insumos para atender esta demanda extraordinaria, lo que procede entonces es masificar el rastreo de contagiados con operativos aleatorios.

Esto se hace más necesario después de haber observado los masivos desacatos de Navidad y Año Nuevo, cuyas bajas comenzamos a percibir en estos días.

Ese rastreo al azar es lo que nos puede dar, de inmediato, una idea de por dónde circula más el virus. Claro, sin dejar de aplicar, mínimo, 10,000 o más pruebas diarias, una meta que fue superada el 30 de diciembre cuando se tomaron 10,622 muestras.

El pasado domingo se hicieron 9,454 pruebas PCR y se detectaron 2,043 contagiados, lo que demuestra que mientras menor sea el número de pruebas menos, infectados son descubiertos. Y viceversa.

Hasta el momento las quejas más usuales del público es que las citas para hacer las pruebas están muy distanciadas en el tiempo, lo que genera mucha angustia entre las familias donde hay personas con síntomas sospechosos de tener Covid.

Si cambiamos la logística y dirigimos los mayores esfuerzos a los rastreos aleatorios en las calles y ciertos lugares apropiados, como se hicieron hace algún tiempo, podríamos alcanzar un mejor control de la pandemia.

En lo que llegan las vacunas.