Una decisión desafortunada

Por Miguel Franjul

https://storage.googleapis.com/mmc-cdn-bucket/uploads/2020/11/784-5fb85512a90c3.jpgEn un ambiente de desacato generalizado, reabrir las escuelas y colegios es un terrible desatino.

Nadie garantiza que los protocolos diseñados para proteger a alumnos y maestros del Covid serán escrupulosamente respetados.

El Covid está en todas partes. Porque se esparce en el ambiente y gravita más tiempo en los espacios cerrados.

Los planteles podrían estar descontaminados o desinfectados (algo de lo que no se tiene certeza) pero nadie puede asegurar que los hábitats de maestros y alumnos estén impecablemente saneados y que no puedan ser fuentes primarias de transmisión del virus.

La mejor prueba de que las distintas variantes del Covid han comenzado a causar estragos es la alta positividad de contagios, hasta en algunos vacunados.

El crecimiento exponencial del contagio no solo lo causa el extendido irrespeto al uso de mascarillas y al distanciamiento físico.

La culpa es de la permisividad con que las autoridades han dejado que estos desacatos se hayan generalizado y que los niños y jóvenes, en particular, sean ahora las víctimas predilectas del coronavirus.

El país es ya un inmenso invernadero para cualquiera de las variantes presentes del virus. Los hospitales y clínicas atiborrados de pacientes así lo atestiguan.

Reabrir las escuelas es, en este contexto de profusión de contagios, una imprudente decisión.