¡Uff! Ahora es el pollo

https://images2.listindiario.com/n/content/645/645072/p/680x460/202011201804121.jpeg?mrf-size=mAl disminuir el consumo de carne de cerdo, la de pollo, inversamente, ha aumentado como una lógica medida sustitutiva.

Y ha dado lugar a un inesperado racionamiento por vía de limitar sus ventas a cuatro unidades por cliente, pero más caro que semanas atrás.

El pollo, como el huevo y el pan, es un producto vital en la comida diaria de los pobres, por lo que es aconsejable que el gobierno afronte esta sorpresiva demanda con un apoyo excepcional a los avicultores para que sostengan la producción autosuficiente.

No deja de ser un terrible dilema, pues en la medida que la demanda no sea satisfecha habría que recurrir a las importaciones, lo que supondría pérdidas de empleos en ese sector.

Hay que disponer de un subsidio transitorio, de dos meses mínimo, por cada libra de producción, para ver cómo se comporta el mercado.

El apoyo gubernamental también puede manifestarse en un subsidio al INESPRE para que los precios del pollo que vende a consumidores de bajos ingresos, no sean prohibitivos.

Al ser el pollo un producto clave en la cadena de exportaciones a Haití, una escasez y carestía en el mercado local afectará también a los consumidores haitianos, presionando demandas excesivas y especulación.

Hay que andarle pronto a este problema.

Es la comida del dominicano la que está en trance en estos momentos con la crisis de la peste porcina y del pollo, para no agregarle el ingrediente de las alzas de precios en otros rubros.