Experto de OPS sugiere vigilar contagios de Covid y contactos
El doctor Marcos Espinal admite que pueden ocurrir reinfecciones, ya que ya se han reportado 25 reinfecciones confirmadas en el mundo.

Doris Pantaleón

Santo Domingo, RD

https://images2.listindiario.com/imagen/2020/11/23/645/645329/294x440/202011230318411/experto-de-ops-sugiere-vigilar-contagios-de-covid-y-contactos.jpegMomentos cuando en el país se registran casos de pacientes que aseguran haber tenido repetición del virus del Covid-19, doctor Marcos Espina, ex­perto de la OPS, conside­ra todavía los principales problema de República Dominicana son las infec­ciones e identificar los con­tactos, para cortar la cade­na de transmisión.

El director del Depar­tamento de Enfermeda­des Transmisibles y Deter­minantes Ambientales de la Organización Paname­ricana de la Salud (OPS) entiende que en estos momentos el Estado do­minicano no debe enfocar sus esfuerzos en investigar casos sospechosos de re­infección del Covid-19, y que esa labor debería ser asumida por las universi­dades o institutos de invetigación, por el valor cientí­fico que encierra.

Consultado en torno a informes de la Dirección General de Epidemiolo­gía de que en el país se han identificado 343 personas que tienen dos pruebas po­sitivas del Covid-19 dentro de un período de más de 90 días, el doctor Espinal dijo que sobre ese tema todavía no se tiene respuesta de­finitiva en relación con su magnitud, pero que cierta­mente pueden ocurrir las reinfecciones, ya que se han reportado unas 25 reinfec­ciones confirmadas global­mente.

No habrá diferencia
El profesional médico rcor­dó que el manejo de los pa­cientes reinfectados no será diferente al de los que se in­fectan por primera vez, que son los más.

“Yo personalmente no recomiendo, desde el pun­to de vista de salud públi­ca, invertir en esto, ya que el principal problema no es la reinfección (diferente al punto de vista de la investi­gación científica).

El principal problema son las infecciones e iden­tificar sus contactos para cortar la cadena de trans­misión”, señaló el espe­cialista dominicano con asiento en Washington en respuesta a preguntas de Listín Diario.

En el país se registran unas 1,400 muertes por cáncer de próstata cada año, según especialista

Doris Pantaleón

Santo Domingo, RD

https://images2.listindiario.com/n/content/645/645221/p/294x440/202011220206251.pngUna primera consulta preventiva a partir de los 18 años para identificar temprano cualquier enfermedad prostática que pueda terminar en cáncer de próstata es una medida que recomienda el reconocido urólogo dominicano, Octavio Cruz Pineda.

Esa primera visita, explica el especialista, debería hacerse entre los 16 y 18 años, porque permite evaluar y hacer estudios que puedan prevenir enfermedades futuras del tracto urinario o reproductivo del hombre.

“Siempre he dicho que así como las niñas van al ginecólogo cuando tienen su primera menstruación e inician los chequeos médicos, el varón debe hacerlo también porque hay enfermedades en esas edades que pueden al final provocar problemas serios no sólo prostáticos en la tercera y cuarta década de su vida, sino también de fertilidad”, señala.

Dijo que da pena que un joven llegue a los 25 años o 30 años y se case y haya tenido una enfermedad que pudo haberse diagnosticado y resuelto a los 14 años, pero al no haber sido evaluado por el especialista no se le detectó.

Cruz Pineda señaló que el cáncer de próstata tiene una alta incidencia en los diferentes países y que en República Dominicana se estima que cada día mueren cuatro personas a causa del cáncer de próstata, unos 1,400 casos al año en hombres mayores de 45 años, por lo que es una gran preocupación para los médicos y los pacientes.

En Estados Unidos, dijo, 30 mil o más fallecen cada año y se diagnostican 170 a 175 mil por año y es el segundo más diagnosticado allí, solo superado por el cáncer de piel y en fallecimiento solo lo supera el cáncer de pulmón.

Cómo prevenir
Para prevenir aconseja evitar el estrés, alimentación saludable sin muchos condimentos ni picantes, hacer ejercicios, no llevar una vida de promiscuidad, evitar la obesidad, así como el sedentarismo, fumar y el alcohol.

Además tomar mucha agua y una adecuada higiene para evitar infecciones que conlleven a una enfermedad prostática.

Dijo que aunque existen estudios de sangre y de imágenes, el más importante al momento de detectar cualquier situación anormal de la próstata sigue siendo el tacto rectal o palpar con el dedo porque es lo que le dice al médico si la próstata está blanda o dura.

El doctor Cruz Pineda hizo las recomendaciones al ser entrevistado y al participar como invitado en el Webinar Cáncer de Próstata y su Prevención “-Miedo + Examen” organizado por la ARS Yunen con motivo de ser noviembre el mes dedicado a la prevención del Cáncer de Próstata, el segundo en causa de muerte por cáncer en Estados Unidos.

A partir de los 40 años
Recordó que la próstata comienza a crecer a partir de los 25 a 30 años, pero que es a partir de los 40 cuando empieza a presentar mayores riesgos de cáncer.

Dijo que al principio no da ningún síntoma y cuando lo empieza a presentar puede ser muy tarde, “por lo que recomendamos que toda persona que tiene antecedente de algún familiar que haya padecido cáncer de próstata empiece su chequeo a los 40 años, si no tiene ningún familiar puede empezar a los 45 y 50 años”.

"Mi recomendación es que a los cuarenta años visite al urólogo y a partir de los 45 empiece los chequeos rutinarios anuales", dijo.

Entre las molestias que puede provocar el crecimiento de la próstata citó el ardor al orinar, chorro de orina disminuido, dificultad para orinar, sangre en la orina o semen, entre otros, pero que ninguno de ellos es indicio de cáncer, por lo que el paciente debe hacerse sus chequeos.

Destacó que afortunadamente cada vez el hombre va más al urólogo en el país, lo que demuestra que las labores de educación y consciencia dan resultados.

Recordó que la próstata es una glándula que agrega líquidos sustancias y nutrientes y minerales necesarios para aumentar el volumen del espermatozoide al momento de la eyaculación.

¿Ibuprofeno o paracetamol?

EFE

Reportajes

https://images2.listindiario.com/imagen/2020/11/01/642/642035/294x440/202010312241561/ibuprofeno-o-paracetamol.jpegEstán presentes en la mayoría de los botiquines y solemos recurrir a ellos para tratar dolencias como la fiebre, el dolor de cabeza o el producido por un esguince. No obstante, estos fármacos no son equivalentes y es importante saber cuándo debemos utilizar uno u otro.

El ibuprofeno y el paracetamol no son iguales y, aunque tengan algunas indicaciones comunes, no deben tomarse indistintamente, pues su mal uso puede producir problemas de salud.

Pero, ¿en qué se diferencian estos medicamentos tan utilizados? Desde la Farmacia Gallego de Cáceres (oeste de España), Carlos Gallego Rodríguez explica que el ibuprofeno es un derivado del ácido propiónico y forma parte del grupo de los antiinflamatorios no esteroideos (AINE).

Tiene actividad antiinflamatoria, analgésica (alivia el dolor) y antipirética (disminuye la fiebre). Por su parte, el paracetamol es un derivado del para-aminofenol con acción analgésica y antipirética.

PARACETAMOL, VÁLIDO PARA UN MAYOR NÚMERO DE PERSONAS

https://images2.listindiario.com/imagen/2020/11/01/642/642035/680x460/202010312241562/ibuprofeno-o-paracetamol.jpeg“En todas aquellas afecciones en las que no encontremos inflamación, por ejemplo, dolor de cabeza, de garganta, menstrual, fiebre o dolores musculares que no se deban a un golpe o contusión, usaremos paracetamol. El ibuprofeno habría que reservarlo para esguinces, roturas, contusiones, etc. Es decir, para todo aquello en lo que se aprecie inflamación a simple vista”, detalla.

“Como profesional, siempre trato de recomendar paracetamol ya que es un medicamento cuyo uso suele ser más seguro para el paciente pues es válido para un mayor número de personas que el ibuprofeno”, comenta.

De hecho, Gallego manifiesta que el ibuprofeno es un medicamento que tiene bastantes contraindicaciones, aunque no lo parezca por su amplio uso.

“Está contraindicado en asmáticos, embarazadas, personas con problemas estomacales, hipertensos, pacientes con problemas de coagulación que utilicen sintrom, pacientes con artrosis que estén bajo tratamiento con metotrexato, en quienes sufran insuficiencia cardiaca y en los alérgicos a los antiinflamatorios no esteroideos (AINE), que también es una afección más común de lo que pensamos”, detalla.

El farmacéutico aclara que en casos de insuficiencia renal o hepática se permite el uso de ibuprofeno mediante ajuste posológico, es decir, con una dosis específica pautada por el médico ajustada a cada caso.

Asimismo, el farmacéutico indica que las personas que toman paracetamol, tienen que hacerlo con un ajuste posológico adecuado también, y son aquellas que sufren insuficiencia renal o insuficiencia hepática. “En este último caso, el paracetamol podría agravar la insuficiencia hepática”, recalca.

En este sentido, Luis Arranz, médico de Urgencias en el Hospital Vithas de Vitoria (norte de España) explica que la manera que tiene el cuerpo de metabolizar estos fármacos es diferente, pues metaboliza el paracetamol en el hígado y el ibuprofeno, en el riñón.

De modo que, por lo general, “el paracetamol está contraindicado en pacientes con hepatopatía (enfermedad del hígado) y el ibuprofeno u otros antiinflamatorios, en personas con nefropatía (enfermedad del riñón)”, subraya.

Además, el doctor Arranz recuerda que las personas “con antecedentes de úlcera o sangrado gástrico o los pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal deben evitar los fármacos que contengan antiinflamatorios”, por ejemplo, el ibuprofeno.

Las mujeres embarazadas o aquellas que estén en periodo de lactancia deben saber cuál de estos medicamentos pueden utilizar y en qué dosis es seguro hacerlo.

AGENCIAS DE MEDICAMENTOS AVALAN EL USO DE LOS DOS CONTRA LA COVID-19

Carlos Gallego señala que los medicamentos “con categoría A o B de teratogenicidad podrían ser usados en embarazo y lactancia”. La teratogenicidad es la capacidad que tiene una sustancia de causar daños o malformaciones en el feto.

“El ibuprofeno tiene categoría C de teratogenicidad. Está contraindicado en la tercera etapa del embarazo y no está recomendado en la lactancia. En cambio, el paracetamol tiene categoría B. En una dosis de 500 mg, su uso es aceptado en embarazo y lactancia”, detalla.

En cuanto al tratamiento de los síntomas de la COVID-19, las distintas agencias del medicamento (AEMPS en España, EMEA en Europa o FDA en Estados Unidos) avalan el uso seguro de cualquiera de estos dos medicamentos.

No obstante, “por los síntomas que se desarrollan habitualmente, el paracetamol suele ser el más elegido para controlar los procesos febriles típicos en la COVID-19”, precisa el farmacéutico.

Cualquiera que sea la afección que vayamos a tratar con ibuprofeno o con paracetamol siempre debemos emplear la mínima dosis necesaria.

“Es decir, si con 500 o 650 miligramos (mg) de paracetamol o con 400 mg de ibuprofeno conseguimos controlar un síntoma, esa dosis será más que suficiente. Además, así disminuimos drásticamente la probabilidad de efectos adversos. En lo relativo a estos medicamentos, debemos desterrar la idea de que cuanto mayor sea la dosis mejor será el efecto”, advierte.

Por el contrario, Gallego subraya que las dosis máximas “jamás podrán superar los 4 gramos de paracetamol o los 2400 mg de ibuprofeno al día. Si bien es cierto que con dosis bajas ya podemos apreciar un adecuado control de síntomas para la población general”.

En algunos casos puntuales, sin embargo, puede ser necesario alternar ambos medicamentos.

“Cuando tenemos fiebre y no cesa en 3 o 4 horas o sentimos un dolor que no cede, podemos tomarlos alternados sin esperar a que pase el tiempo para que se haya metabolizado completamente y repetir dosis. La vida media que tienen también es diferente, pues se puede utilizar el ibuprofeno cada 6 u 8 horas y el paracetamol cada 4 o 6 horas”, especifica.

Carlos Gallego expresa que en caso de que sea necesario alternar ambos fármacos, habría que aplicar al paciente un tope de uso.

“El máximo sería alternar cada 4 horas las dosis más bajas efectivas de ambos medicamentos, por ejemplo, a las 8:00 ibuprofeno; a las 12:00 paracetamol; a las 16:00 ibuprofeno, etc. No obstante, les decimos a los pacientes que se vayan valorando y que, si no lo necesitan, supriman alguna de estas tomas y se queden con un medicamento como principal, alternándolo solo alguna vez con el secundario”, aclara.

Pero, aunque ibuprofeno y paracetamol puedan combinarse en casos puntuales, se trata de dos fármacos diferentes con indicaciones diferenciadas.

Por ello, el doctor Arranz recomienda “consultar con el médico para que la prescripción sea la más adecuada a cada caso, ya que puede resultar peligroso hacer uso de ambos indistintamente sin tener en cuenta las indicaciones y contraindicaciones que tiene cada uno de ellos”.

"Mejor salud para hombres y niños", el lema por el Día Internacional del Hombre

Santo Domingo, RD

Cada 19 de noviembre se celebra el Día Internacional del Hombre en más de 60 países del mundo.

La celebración nace en el año 1999 en las islas de Trinidad y Tobago.

https://images2.listindiario.com/n/content/645/644910/p/294x440/202011191810481.pngEl Dr. Jerome Teelucksingh, de la Universidad de las Indias Occidentales en Puerto España, fue el pionero en organizar los primeros eventos públicos y de celebración para hablar sobre la violencia y los crímenes domésticos hacia los hombres, según el portal de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Este año la OPS y la Organización Mundial de la Salud (OMS) se han unido a la conmemoración, que tiene el lema "Mejor salud para hombres y niños", con el objetivo de realizar mejoras de salud por el bienestar de la población masculina.

CORONAVIRUS
OMS: un 70 % de la humanidad deberá vacunarse para garantizar el fin de la pandemia

(EFE) Ginebra

https://images2.listindiario.com/imagen/2020/11/11/644/643629/680x460/202011112004281/oms-un-70--de-la-humanidad-debera-vacunarse-para-garantizar-el-fin-de-la-pandemia.jpegSi las vacunas contra la COVID-19 que están en última fase de desarrollo son exitosas, aproximadamente un 70 % de la población mundial debería inmunizarse para garantizar el fin de la pandemia, calculó hoy la científica jefe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Soumya Swaminathan.

Aunque queda por ver cuán eficaces serán las futuras vacunas, Swaminathan y la directora del Departamento de Inmunización de la OMS, Kate O'Brien, estiman que ese sería el porcentaje ideal, aunque el objetivo para 2021 es alcanzar el 20 %.

"Ninguna compañía de las que está investigando podrá tener de inmediato dosis para todo el mundo", alertó O'Brien, quien indicó que es importante por ello que todos los laboratorios continúen sus investigaciones incluso si uno de ellos se adelanta a los demás.

En un encuentro con internautas para analizar los nuevos y esperanzadores avances en vacunas que esta semana se han reportado en EEUU y Rusia, las dos expertas señalaron que las nuevas tecnologías desarrolladas en la actual lucha anticovid "pueden ayudar a protegernos mejor de futuras pandemias".

Aludían en ese sentido a tecnologías como el ARN Mensajero (ARNm), usado en las candidatas a vacuna de Pfizer-BioNTech y de Moderna, y que en lugar del habitual recurso a formas debilitadas de un virus utiliza moléculas que dan instrucciones al organismo humano sobre cómo construir anticuerpos.

Swaminathan subrayó respecto a las noticias de un 90 % de eficacia en los estudios clínicos del proyecto germano-estadounidense Pfizer-BioNTech que se trata de resultados preliminares y "hacen falta más datos" hasta garantizar que puede recibir licencia de producción.

Incluso si las hipotéticas vacunas llegan finalmente a ser disponibles para el gran público, las expertas de la OMS insistieron en que los primeros en ser inmunizados han de ser los trabajadores sanitarios y personas de grupos de riesgo, tales como ancianos o pacientes con determinadas patologías.

O'Brien insistió especialmente en que las primeras vacunas que puedan llegar en unos primeros meses en los que habrá mayor demanda que oferta, no deben almacenarse, y advirtió a los países contra la idea de crear grandes reservas de ellas.

"Lo correcto e inteligente es garantizar que se lleven a quienes más las necesiten", aseguró, añadiendo que en esos primeros momentos "una vacuna en la nevera no va a beneficiar a nadie".

Preguntadas sobre los problemas de distribución que podrían entrañar las vacunas desarrolladas con tecnología ARNm, que requieren estar conservadas a temperaturas próximas a los 80 grados bajo cero, las expertas indicaron que ello supondría un desafío pero ya hay tecnologías como el llamado "hielo seco" que pueden ayudar.

También subrayaron que anteriormente ya ha habido vacunas que requerían almacenamiento a temperaturas tan frías, como la del ébola, por lo que se han probado de forma limitada cadenas de almacenamiento y distribución en algunas partes del mundo.

Más de 200 laboratorios del mundo investigan vacunas contra la COVID-19, una enfermedad de la que ha habido más de 50 millones de casos confirmados en todo el mundo, y de estos proyectos unos 40 se encuentran en fase de ensayos clínicos en humanos.

De ellas, una decena de candidatas a vacuna de países como China, EEUU, Rusia o Reino Unido se encuentran en su última fase, en la que los sujetos testados son ya decenas de miles y sus resultados se comparan con las de otros grandes grupos de prueba a los que se ha administrado un placebo.

Swaminathan explicó que normalmente una vacuna tarda diez años en desarrollarse y que el récord de rapidez ahora ronda los cuatro años y medio, pero que el hecho de que una parte tan grande de la comunidad científica internacional se haya unido en esta investigación podría ayudar a que esta vez sea mucho menor.

O'Brien añadió que la OMS necesita unos 20.000 millones de dólares para su plataforma Covax, destinada a financiar algunos de los laboratorios a cambio de que se distribuya equitativamente la vacuna en países en desarrollo.

"Aunque parece mucho dinero, lo que se pierde cada diez días en comercio y turismo en el mundo ahora supone unos 35.000 millones de dólares", comparó la experta canadiense.